Derrota de Martinelli renueva el partido sin despejar lastre de corrupción en Panamá

La derrota del expresidente de Panamá, Ricardo Martinelli, dentro del opositor partido Cambio Democrático (CD) que le quitó el mando de esta formación, pareciera evidenciar el nuevo papel que la misma puede jugar en el panorama político del país, pero algunos lo dudan si antes no aclara su postura sobre la corrupción. 
El expresidente de Panamá Ricardo Martinelli (2009-2014) está siendo investigado por supuestos delitos de corrupcion.EFE/Saul MartinezEl expresidente de Panamá Ricardo Martinelli (2009-2014) está siendo investigado por supuestos delitos de corrupcion.EFE/Saul Martinez

 

 

Aunque pueda sonar un poco prematuro extraer escenarios posibles del resultado de las internas celebradas este domingo por CD para la renovación de su junta directiva, ganadas por el excanciller Rómulo Roux, no puede pasar inadvertido que este partido sigue siendo una pieza importante en posibles alianzas para llegar al poder.

Un paso en el camino para mantener con vida las posibilidades de este colectivo político la dio Roux una vez que confirmó su vasto triunfo sobre Martinelli (2009-2014), haciendo un llamado a la unidad sin poner atención a la diatriba montada en su contra por los “leales” al exgobernante que le tildaron de “traidor” durante la campaña.

A lo interno de esta formación política, la tercera más grande de Panamá con 329.382 adherentes y precedida por el gobernante Partido Panameñista (PPa) con 342,346 y el opositor Partido Revolucionario Democrático (PRD) con 490,516, se espera que Roux dé pruebas de su manejo, talento y destreza como político en la dirección de este partido.

Roux prometió cambio, renovación, democratización y trabajar por la unidad de Cambio Democrático para llevarlo a un triunfo en las elecciones del 5 de mayo de 2019.

Los que votaron por Martinelli y por él no esperan menos de eso, pero también está la amenaza de algunos de sus líderes de dejar el partido si la casi veintena de diputados que apoyaron a Roux ratifican las polémicas designaciones del Gobierno de Juan Carlos Varela de dos magistradas a la Corte Suprema de Justicia (CSJ).

La ratificación de las abogadas Ana Lucrecia Tovar de Zarak y Zuleyka Moore como magistradas de la Sala Primera Civil y de la Sala Segunda Penal, respectivamente, de la CSJ, está pendiente de ratificación en primer debate y de subir al pleno los diputados del PRD y del CD han dicho que votarán en contra.

El empresario Roberto Troncoso, miembro del Foro Ciudadano Pro Reformas Electorales, dijo a Acan-Efe que solo espera que “lo que mueva o motive a Roux sea no solo unificar su partido, sino ir hacia el perfeccionamiento de la democracia a través de la participación”.

Por su parte, el abogado y analista Ebrahim Asvat señaló que es “muy difícil” poder vislumbrar el papel que CD pueda jugar en el panorama político del país luego de la convención que celebró este domingo, porque, dijo, “lo que ocurrió es que son básicamente los diputados los que se han tomado ese partido”.

Según Asvat, fuera de Rómulo Roux y el subsecretario de Finanzas Julio De La Guardia “todos los demás son diputados” de ese partido, y si se observa, afirmó, “es una renovación en la que casi todos sus personeros dentro de esa directiva son de una integridad dudosa”.

Destacó que fuera de Roux, “todos esos diputados de alguna manera son de alguna integridad dudosa por montos de dinero que recibieron en el Gobierno anterior producto de unos dineros que el Ministerio de Economía y Finanzas distribuyó sin ningún tipo de control fiscal”.

Asvat expresó su duda acerca de si se puede hablar de que en el CD “ha existido una depuración o ha habido una renovación”.

Añadió que “lo único que ha habido ahí es un cambio en la cabeza, la de Martinelli que fue el creador y dueño de ese partido, y que por razones de estar detenido alguien conjuntamente con los diputados han logrado tomar el control de esa estructura política”.

Pero fuera de eso, expresó, “no se ha vendido ninguna imagen, aquí no ha habido un mea culpa, un compromiso de sanear el partido, de señalar de que la corrupción es algo que van a enfrentar y que van a tratar de corregir dentro de la propia estructura partidaria con todos estos escándalos”.

“Aquí no ha habido nada de eso. Entonces de qué forma podemos hablar de una verdadera renovación cuando lo que observas son estas realidades, y no creo que todavía (CD) le haya ofrecido ninguna opción ni ninguna alternativa al país”, remarcó Asvat.

El abogado insistió en que “solo hubo un cambio en la cabeza pero sigue el mismo elemento humano altamente cuestionado dirigiendo ese partido”.

Una vez el político dejó el poder, Varela, su sucesor y que como su vicepresidente se convirtió en su antagonista a partir de 2011, impulsó investigaciones contra decenas de exfuncionarios de esa Administración por corrupción, lo que el exgobernante ha tildado de persecución política. EFE

Etiquetado con: , ,
Publicado en: Análisis