Delgado, reprobada en el Senado mientras crece la presión para que dimita

La ministra de Justicia, Dolores Delgado, ha sido reprobado por el pleno del Senado y aunque mantiene el apoyo del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, el líder de Podemos, Pablo Iglesias, solicita que "se aleje de la vida política".
Delgado, reprobada en el Senado mientras crece la presión para que dimita

El PP ha hecho valer su mayoría absoluta en la Cámara Alta para reprobar a Delgado en una jornada especialmente dura para la ministra, primer miembro del Ejecutivo de Sánchez reprobado por las Cortes, después de que se filtraran nuevos audios grabados en una comida que compartió en 2009 con el excomisario José Villarejo.
Los populares plantearon en su día la censura a Delgado al considerar que había abandonado al poder judicial y al juez instructor de la causa del “procés”, Pablo Llarena, ante la demanda presentada en Bélgica por el expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont y cuatro exconsejeros fugados.
Pero ese debate ha quedado superado a lo largo de la jornada por las grabaciones de la comida con Villarejo, publicadas por moncloa.com, un digital creado este mismo mes, en las que presuntamente Delgado llama “maricón” al ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska.
En un desayuno informativo antes de la sesión plenaria del Senado, Delgado ha garantizado que “por supuesto” cuenta con el respaldo de Sánchez y del resto del Ejecutivo ante “ataques execrables”. A su juicio, es víctima de Villarejo como antes lo fue el rey Juan Carlos.
Sin embargo, el líder de Podemos, principal apoyo del Gobierno, ha dejado claro que no ve el mismo futuro para la ministra de Justicia: “Alguien que se reúne de manera afable con un personaje de la basura de las cloacas de Interior en nuestro país debe alejarse de la vida política porque hace daño a la mayoría que protagonizó la moción de censura”.
Retiraba así el apoyo de la formación morada a la ministra, que desde hace días aguanta las peticiones de dimisión del PP.
En el pleno del Senado, los populares han vuelto a pedir su cese por “mentir de forma reiterada” tanto sobre la demanda contra Llarena como sobre sus relaciones con Villarejo.
La ministra y el Gobierno sostienen que las filtraciones forman parte de un “ataque institucional” enmarcado en la defensa procesal de Villarejo, en prisión preventiva por una larga lista de delitos, desde pertenencia a organización criminal, cohecho y blanqueo hasta revelación de secretos y extorsión.EFE

 

 

Etiquetado con:
Publicado en: Protagonistas