Un decreto que pone fin a cinco siglos de muerte del Toro de la Vega

El decreto ley aprobado por la Junta de Castilla y León para prohibir la muerte de reses en espectáculos taurinos populares y tradicionales pone fin al festejo del Toro de la Vega de Tordesillas tal y como era conocido hasta ahora desde hace cinco siglos, con la muerte del animal alanceado.
Un lancero de a pie acomete al Toro de la Vega en Tordesillas Efe-Archivo/Rubén Cacho‚Un lancero de a pie acomete al Toro de la Vega en Tordesillas Efe-Archivo/Rubén Cacho‚

La muerte del toro y su rejoneo a campo abierto ya fue prohibida entre 1966 y 1969 cuando el Ministerio de la Gobernación limitó el festejo al desencierro del astado por las calles de Tordesillas, lo que motivó las quejas de los vecinos y la recuperación de la fórmula ancestral en 1970.
El Tradicional, Famoso y Único Torneo del Toro de la Vega es un rito de origen medieval que enfrenta cada año a un toro contra mozos a pie y a caballo que con lanzas intentan abatir al astado, como vestigio de la suerte que introdujeron los jinetes árabes durante la invasión musulmana y antecedente de las actuales corridas de toros.
Invariablemente el torneo se celebra el primer martes posterior a la Natividad de la Virgen, el 8 de septiembre, en el marco de las Fiestas de Nuestra Señora de la Peña, patrona de Tordesillas.
En 1980 fue declarado Fiesta de Interés Turístico de España por la Secretaría de Estado de Turismo y en 1999 Espectáculo Taurino Tradicional por la Junta de Castilla y León, lo que no ha impedido que año a año el festejo divida a detractores y partidarios.
Los detractores esgrimen como argumento “la crueldad, humillación, tortura e indefensión del astado, acosado por numerosos contendientes pertrechados con lanzas”.
Es habitual en los últimos años que la organización Pacma convoque una manifestación en Madrid días antes de la celebración del torneo y que reedite la campaña “Rompe una lanza”.
Con el compromiso del socialista Pedro Sánchez de legislar para prohibir este festejo en el caso de gobernar en la próxima legislatura han sido varias las voces de su propio partido en Castilla y León que han considerado que la prohibición no es el camino.
Ya en octubre pasado, el Juzgado Contencioso Administrativo 4 de Valladolid declaró nula la autorización del Toro de la Vega 2014 y condenó a la Junta de Castilla y león y al Ayuntamiento de Tordesillas por considerar “irregular” el permiso para la celebración del torneo, en relación con la demanda judicial interpuesta por el Partido Animalista (PACMA).Efe/Doc