Un decreto modificará la Ley de Memoria Histórica para exhumar a Franco

El ministro de Cultura y Deporte, José Guirao, ha confirmado que está previsto que el próximo Consejo de Ministros apruebe un decreto ley que modifique la Ley de Memoria Histórica para activar el proceso de exhumación de los restos mortales de Francisco Franco.
El Valle de los Caídos (Madrid). Efe-Archivo/Chema MoyaEl Valle de los Caídos (Madrid). Efe-Archivo/Chema Moya

El ministro de Cultura, en declaraciones a la cadena Ser, ha explicado que un decreto ley es la fórmula más adecuada para reformar la Ley de Memoria Histórica, ya que así se evitaría que cuestiones judiciales impidan acometer “cuanto antes” la exhumación de los restos de Franco del Valle de los Caídos (Madrid).
Aunque la medida fuera aprobada por el Consejo de Ministros, el decreto ley debería ser validado por el Congreso, por lo que hay que esperar al inicio del período de sesiones, ha recordado Guirao, que confía en que se pueda acometer este proceso lo antes posible.
Fuentes del Ejecutivo han recordado que con esta medida se da el primer paso para el cumplimiento a la resolución aprobada por el Congreso en mayo de 2017 en este sentido, sin ningún voto en contra.
Con ese paso se pondrá en marcha el cumplimiento de la resolución del pleno del Congreso de los Diputados, que el 11 de mayo de 2017 instó al Gobierno a exhumar los restos del dictador, con 198 votos a favor y sin que se registrara ningún voto en contra, añaden las fuentes.
El pasado 18 de junio, Pedro Sánchez garantizó que se cumpliría con la proposición no de ley de mayo de 2017 para proceder a la exhumación de los restos del dictador de su tumba y que ésta se llevaría a cabo en julio.
A mediados de ese mes, el Gobierno socialista admitió problemas con la familia de Franco por la decisión de exhumarlo y mostró sus dudas de que fuera posible ese mismo mes, como tenía previsto inicialmente.
Y es que los siete nietos de Franco han hecho llegar por conducto notarial al abad del Valle de los Caídos su expreso rechazo a la exhumación de los restos de su abuelo, en un escrito en el que también avisan de su negativa a hacerse cargo de ellos.
La Abadía Benedictina de la Santa Cruz es responsable de la basílica y entre sus funciones está el mantenimiento del culto, la promoción de una escolanía, la dirección de un centro de estudios sociales y el cuidado de la hospedería.
Desde la Fundación Francisco Franco, por su parte, se entiende que el lugar donde está ubicada la tumba del dictador, entre el altar mayor y el coro, es parte de la basílica, y esta, según los acuerdos de 1979 entre la Iglesia y el Estado, “es inviolable”.
El presidente ejecutivo de esta Fundación, Juan Chicharro, subrayó ayer a Efe que “un cadáver pertenece a su familia y una exhumación sin el permiso de la familia es una profanación, que es un delito y habría una querella”.EFE