REVOLUCIÓN RUSA 1917-2017

Revolución Rusa de 1917, un siglo después

Se cumple un siglo de la Revolución rusa de 1917, conocida como revolución bolchevique de octubre, en realidad era 7 noviembre en el resto del mundo, con la conquista del poder por parte de los bolcheviques: Los miembros del gobierno provisional son detenidos, su presidente, el melchevike, Kerenski huye de la capital, mientras los guardias rojos ocupa la ciudad.
  • Revolución Rusa de 1917, un siglo después
  • Revolución Rusa TrotskyEl dirigente comunista León Trotsky, (de blanco a la izda), preside un desfile militar en la Plaza Roja de Moscú. EFE/Archivo
  • 30.000 Obreros toman el Palacio de Invierno de San Petersburgo, en los albores de la Revolución RusaEFE/Archivo
  • Revolución Rusa de 1917, un siglo después
  • Revolución Rusa Trotsky
  • 30.000 Obreros toman el Palacio de Invierno de San Petersburgo, en los albores de la Revolución Rusa

Se cumple en este 2017 un siglo del estallido revolucionario que puso fin a la Rusia de los zares, en febrero de 1917, y cuyas riendas tomaron ocho meses después, en octubre, Lenin y los bolcheviques.

Antecedentes: Pese a la ola de atentados terroristas que sacudió los últimos años de la Rusia zarista, ésta resistió pese a que el último Romanov, Nicolás II, era el monarca menos idóneo para tal envite por lo que el estallido de la Gran Guerra del 14 aceleró el fin de la Monarquía. 

Apocado, y sin mucho carácter, Nicolás II cometió en 1915 dos errores enormes: asumir el mando directo del Ejército y cerrar la Duma que sin ningún agrado había aceptado años antes. Las derrotas militares serían desde entonces su responsabilidad personal y, sin parlamento, no había vía para emprender un cambio democrático.

La auténtica revolución de 1917,  la de febrero, lejos del mito de una revuelta obrera fue “un motín de soldados campesinos a quienes, para ahorrar dinero, las autoridades mantenían hacinadas en instalaciones superpobladas de la capital” que llevó a Rusia zarista a derrumbarse en una semana.

En los siguientes ocho meses, el nuevo gobierno provisional con el menchevique Kérenski, fue incapaz de dirigir el país pero resultó ser más hábil que el zar. Todo propicio para que el líder bolchevique, Lenin, financiado por los alemanes aprovechó los sucesivos errores de liberales y socialistas “para dar, en octubre, un golpe de Estado que la historiografía comunista convertiría en una revolución heroica”. (Richard Pipes, 1923)

Antibolchevique, Pipes traza un oscuro retrato de Lenin. “En contraste con los típicos revolucionarios rusos, como su difunto hermano, movidos por el idealismo, el impulso político dominante de Lenin nunca dejaría de ser el odio”.  

Tras el triunfo del golpe el pueblo ruso tuvo que soportar una guerra civil y una devastadora dictadura que devoró hasta a sus seguidores más devotos.

Aquel año, pese a la caída de los zares y la instauración en Rusia de su primer parlamento, la Duma, Rusia perdió una gran oportunidad  “de haber transformado una de las monarquías más absolutas en el primer régimen constitucional”.  En cambio le sucedió otra dictadura, la del proletariado.

                                                                                                                                            

       1917: La revolución de Octubre que fue en Noviembre

 

El cambio de fechas se debe, como siempre en temas de calendario Juliano, a que Rusia todavía con el viejo calendario romano,  fue el último país en adoptar el calendario Gregoriano, por ser obra del papa católico, y que retrasa 13 días con respecto al viejo calendario. Lo adoptaron muy poco después, tras el triunfo de la revolución, el 1 de febrero de 1918 pasó a ser 14 de febrero.

 

23 febrero: Comienzan las manifestaciones populares en Petrogrado (San Petersburgo). En los barrios de la periferia, los obreros desarman a la policía. Para reprimir las insurrecciones obreras fueron enviados soldados pero éstos evitaron disparar contra los obreros. Hasta los cosacos, pieza crucial en la represión de la revolución de 1905, apoyaron a los manifestantes.

24 febrero: Todas las fábricas e industrias quedan paralizadas. En la madrugada del 24 de octubre, Petersburgo está en manos de los insurgentes, cubierta de barricadas. Solo se resistía el Palacio de Invierno. Kerenski disfrazado consigue huir.

25 febrero:  El II Congreso de los soviets aclaman a Lenin, líder de los bolcheviques, como nuevo jefe de Gobierno.

26 febrero: El zar Nicolás II disuelve la Duma y ordena al general de Petrogrado que aplastase la rebelión. Los jefes militares ordenan a los soldados que disparasen contra la multitud, pero las tropas se niegan a disparar a los civiles.

27 febrero:  Nuevas secciones de la guarnición se unieron a la re­volución, y la marea revolucionaria adquiere tal ímpetu que, por la tarde, al gobierno no le queda más refugio que el Pala­cio de Invierno.

2 marzo: El zar abdica y el gobierno provisional del príncipe Lvov que se disputa el poder político con el soviet de obreros. Después de que las imparables movilizaciones sociales, iniciadas en febrero como culminación del descontento y de la crisis de poder que se había propagado de forma creciente desde la Gran Guerra, todo el edificio del Estado ruso se derrumba.

27 marzo: Lennin parte de Zúrich donde estaba exiliado, rumbo a Rusia.

Junio:  Tras fracasar un golpe de Estado bolchevique en Petrogrado por la intervención del ejército, Lenin huye a Finlandia.

Julio: El fracaso de la ofensiva de junio fue una derrota personal para Kerenski que había contado con ella para unir al país dividido.

6 julio: el gobierno ordena el arresto de los otros líderes bolcheviques: Lenin y Zinóviev se esconden mientras Trotsky, Kámenev y otros fueron arrestados.

25 agosto: el gobierno ordena que los cosacos marchen sobre Petrogrado. Kerenski aplasta el motín con ayuda de los bolcheviques, arma a los guardias rojos pero los soldados se niegan a obedecer.

10 septiembre: Kerenski forma un directorio con ineficaces ministros, un gabinete que resulta incapacidad.

septiembre: Los bolcheviques obtienen por primera vez mayoría en el soviet de Petrogrado y Moscú. Trotsky, liberado de su encarcela­miento, vuelve a ser elegido presidente del soviet. Lenin  desde su refugio en Finlandia presiona al Comité Central del partido para que éste dejase de colaborar con Kerenski y tomase el poder.

23 octubre: Kerensky ordena la retirada de los periódicos bolcheviques y  arresta a los líderes bolche­viques que habían sido liberados.

24-25 octubre: Estalla la conocida como revolución de octubre, con la conquista del poder por parte de los bolcheviques. Kerensky y las autoridades militares de Petrogrado buscaron en vano el apoyo de tropas leales. Los miembros del gobierno provisional son detenidos. Kerenski huye de la capital. Los guardias rojos y regimientos regulares ocupan la ciudad.

Si en los revueltas de febrero se necesitó una semana para derribar al zar para derribar al último gobierno menchevike de Kerensky bastaron unas horas”.

25 oc­tubre:  Con Kerenski  huido y con su gobierno sitiado en el Palacio de Invierno, en una noche, los bolcheviques se hacen dueños de la capital. Lenin escribe el anuncio del derrocamiento del Gobierno y el poder del Estado había pasado al sóviet de Petrogrado de madrugada.

26 octubre: El gobierno provisional es derrocado. La autoridad gubernamental pasa a manos del comité militar revolucionario. Por la tarde, Lenin aparece en público para dirigirse al congreso y presentar dos mociones: una sobre la paz y otra sobre la tierra que “queda abolida la propiedad de los te­rrateniente sin compensación alguna”.

noviembre: Desde la revolución de febrero, los bolcheviques vienen acusando al Gobierno provisional de retrasar la convocatoria de una Asamblea Constituyente, por lo que es obligado convocarla: los bolcheviques quedan en minoría y la disuelven.

7 diciembreCreación de la Checa, la nueva policía del Estado bolchevique que fue un Estado dentro del Estado para destruir a sus enemigos, silenciar a sus críticos, y eliminar toda forma de oposición. agm/EFE-Doc