Cristina Fernández procesada por lavado de dinero

El juez argentino Claudio Bonadio ha dictado el procesamiento de la expresidenta Cristina Fernández (2007-2015), así como de sus hijos y varios empresarios de la obra pública, a quienes prohibió salir del país, por lavado de dinero cometido supuestamente a través de una empresa familiar.
La expresidenta de Argentina Cristina Fernández en una imagen de 2016. EFE/Archivo/Alberto OrtizLa expresidenta de Argentina Cristina Fernández en una imagen de 2016. EFE/Archivo/Alberto Ortiz

El magistrado considera a Cristina Fernández, sobre la que ordenó un embargo por 130 millones de pesos (8,44 millones de dólares), “penalmente responsable de los delitos de tomar parte en una asociación ilícita en calidad de jefe”, el cual concurre “en forma real con el delito de lavado de activos de origen ilícito” agravado por ser funcionario público y por “negociaciones incompatibles”.
La exmandataria está imputada por la Fiscalía en varias causas y procesada judicialmente en otras dos: una en la que se investigan operaciones del Banco Central realizadas bajo su gestión -también dirigida por Bonadio- y otra por presunta asociación ilícita y administración fraudulenta en la concesión de obra pública.
Cristina Fernández, segunda mujer, tras Isabel Perón, en alcanzar la Presidencia en la historia de Argentina estudió Derecho en la Universidad Nacional de La Plata, donde se licenció en 1976 y conoció al futuro presidente argentino, Néstor Kirchner, con quien se casó el 9 de marzo de 1975.
Afiliada al Partido Justicialista (Peronista), desarrolló su carrera política a la par que su esposo. Elegida en 1989 diputada provincial en Santa Cruz, dejó el cargo seis años después para sentarse en el Senado.
En 1997 se convirtió en diputada nacional y en 2001 regresó al Senado y fue reelegida en 2005, ya convertida en Primera Dama, tras asumir Néstor Kirchner la presidencia del país en mayo de 2003.
Fernández presentó su candidatura para presidir el país en julio de 2007 por el Frente para la Victoria. Su victoria electoral hizo que el matrimonio Kirchner cambiara sus roles institucionales, con Cristina Fernández convertida en presidenta y su marido en consorte. Durante su primer mandato, se enfrentó a una elevada inflación, que originó entre marzo y junio de 2008, una ola de protestas sociales sin precedentes desde el año 2001. Mantuvo, además, fuertes desavenencias con la patronal agrícola a cuenta de los impuestos a las exportaciones de soja, trigo y maíz que se materializaron en un paro agropecuario y el bloqueo de las carreteras.
En su segundo mandato se enfrentó con los sindicatos y otros sectores por las polémicas medidas económicas acordadas, que derivaron en la huelga general de noviembre de 2012, y con sectores periodísticos críticos con su gestión por la “Ley de Medios”.
Varios asuntos judiciales enturbiaron su presidencia. El primero está relacionado con la empresa Hotesur, que administra el hotel patagónico Alto Calafate, propiedad de su familia, tras una denuncia contra ella por presunto abuso de autoridad e irregularidades en su gestión.
En enero de 2015 se desestimó la imputación contra ella que había impuesta el fiscal Alberto Nisman. que consideraba que había suficientes elementos para investigar a la presidenta, al ministro de Exteriores, Héctor Timerman y a otros ciudadanos próximos al Gobierno, por supuesto encubrimiento de terroristas iraníes en relación al atentado contra la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA) en 1994.
El caso se complicó con la muerte en circunstancias no esclarecidas del fiscal Nisman, un fallecimiento que abrió nuevos interrogantes y alimentó las especulaciones sobre la posibilidad de un asesinato. EFE/doc

Etiquetado con:
Publicado en: Protagonistas