Crimea, “manzana de discordia” entre Rusia y Ucrania

Crimea es un territorio fértil y estratégico por su acceso al mar Negro, donde Moscú tiene desde hace más de dos siglos una base naval en el puerto de Sebastopol, de gran utilidad para Rusia en su tránsito militar hacia los Balcanes y Oriente Próximo.
EFE/Archivo/Artur Shvarts
EFE/Archivo/Artur Shvarts

Poco antes del fin de la II Guerra Mundial Crimea fue testigo, en su ciudad de Yalta, de la reunión de los grandes líderes mundiales (Roosevelt, Churchill y Stalin) que abocó a la “guerra fría”.

Y actualmente es “manzana de discordia” entre las dos grandes potencias de la antigua URSS, Rusia y Ucrania.

La evolución política de Crimea está marcada por una serie de acontecimientos. El primero de ellos fue cuando se convirtió en estado autónomo el 5 de mayo de 1992, después de que 118 diputados de los 167 de su Soviet Supremo proclamaran la independencia, en una decisión que fue ratificada en referéndum popular el 20 de mayo del mismo año.

En enero de 1994 Crimea celebró sus primeras elecciones presidenciales, a dos vueltas (días 16 y 30), con una participación superior al 75% en ambas. Sus candidatos fueron Yuri Meshkov (separatista prorruso) y Nikolai Bagrov (separatista proucraniano).

La victoria fue para el primer aspirante, que obtuvo el 38,5% de los votos (primera ronda) y el 72,9% (segunda), frente a su rival Bagrov, que recibió un 17,5% (primera) y un 23,3% (segunda).

El presidente Meshkov nombró como primer ministro a Yevgueni Saburov.

Tres meses después los ciudadanos volvieron a las urnas para un referéndum sobre la situación administrativa de Crimea (27 marzo) y para elecciones legislativas (28 marzo), con una participación aproximada del 60% en las dos jornadas.

Más del 70% del electorado apoyó la independencia de Crimea y el derecho a la doble nacionalidad ruso-ucraniana, mientras que las elecciones fueron ganadas por el Bloque Rusia por el 76,3% de los votos. Por detrás quedaron comunistas (10,9%), Partido para el Renacimiento Económico de Crimea (7%), Unión en Apoyo a la República de Crimea (3%) y Partido para las Garantías Sociales (2,8%).

El 20 de mayo de 1994 la Rada (Parlamento) restauró la Carta Magna aprobada en mayo de 1992, tras el colapso soviético, que recogía la figura de presidente. Pero esta Constitución fue abolida el 17 de marzo de 1995 durante la Presidencia ucraniana de Leonid Kuchma por el Tribunal Supremo y, por consiguiente, el cargo presidencial, a fin de que Ucrania tuviera un mayor control en Crimea.

La actual Constitución en la república autónoma data del 4 de abril de 1996 y describe a la península como autonomía “dentro de la composición de Ucrania”, aunque tampoco incluye la figura de presidente.

A finales de febrero de 2014 el enclave cobró protagonismo tras el derrocamiento en Ucrania del presidente Viktor Yanukovich (refugiado en Rusia), a raíz de las protestas multitudinarias de Kiev contra la política y la gestión de su mandato.

Desde el 26 de febrero la población crimea vive en estado de alerta por los disturbios que estallaron en la capital, Simferopol, tras los choques entre partidarios prorrusos y proucranianos registrados ante el Parlamento cuando debatía el reconocimiento, o no, de las nuevas autoridades de Ucrania.

Un día después un grupo armado (prorruso) tomó las sedes del Gobierno y el Parlamento crimeos, poco después de que éste aprobara como nuevo primer ministro autonómico a Serguei Aksionov (prorruso), además de un reréndum sobre la ampliación de autonomía de Kiev para el 25 de mayo, la misma fecha de las elecciones presidenciales en Ucrania. Pero el 1 de marzo, Aksionov adelantó la convocatoria al 30 de marzo.

La tensión ruso-ucraniana ha ido en aumento, a pesar de la llamada internacional de la OTAN, la UE y EEUU. Kiev denuncia la “ocupación” rusa de puntos clave de Crimea. Y Moscú argumenta que su despliegue militar en el aeropuerto, la capital y Sebastopol es para proteger a la ciudadanía.EFE/DOC

Etiquetado con: , ,
Publicado en: Documentos