Crece la intolerancia con las minorías en Croacia, pese a la entrada en la UE

La entrada de Croacia en la Unión Europea en julio pasado, presentada como el triunfo de una sociedad con valores europeos, ha estado acompañada de crecientes posturas ultraconservadoras, apoyadas por la Iglesia y por una derecha que busca recuperar un electorado perdido por los casos de corrupción.
Graffiti anticírilico en Vukovar, Croacia donde reza 'Vukovar, y no Bykobap', siendo ésta la forma cirílica de escribir el nombre de la ciudad. EFEGraffiti anticírilico en Vukovar, Croacia donde reza "Vukovar, y no Bykobap", siendo ésta la forma cirílica de escribir el nombre de la ciudad. EFE/Archivo/Vesna Bernardic

Vesna Bernardic 

El respeto a los derechos de las minorías se vio atacado el pasado día 1, cuando un referendo promovido por una asociación católica cerró a los homosexuales la posibilidad de casarse.

Otro sonado ejemplo de que parte de la sociedad croata sigue anclada en el pasado ha sido la reciente sanción de la FIFA al futbolista Joe Simunic por haber coreado consignas de los “ustachi”, los fascistas croatas de la Segunda Guerra Mundial, al final del partido en el que Croacia se calificó para el Mundial de Brasil.

Los “ustachi” fueron responsables de la muerte de decenas de miles de judíos, serbios, gitanos y croatas antifascistas en el campo de concentración de Jasenovac, y sus lemas son escuchados todavía hoy de vez en cuando en los estadios. Las autoridades deportivas croatas no sólo no sancionaron al jugador, sino que criticaron el castigo de la FIFA.

Esta semana, el Cuartel de Defensa del Vukovar Croata, , presentó al Parlamento más de 650.000 firmas para solicitar un referendo que pretende restringir derechos de las minorías étnicas. El colectivo busca un cambio de la ley que prevé el bilingüismo en letreros y documentos oficiales en aquellos lugares en los que una minoría representa un tercio de la población, para elevar ese umbral al 50 por ciento.

Serbios y croatas hablan el mismo idioma, aunque lo escriben con dos alfabetos distintos.Uno de los primeros en firmar a favor del “referendo contra el cirílico” fue el jefe de la opositora y conservadora Unión Democrática Croata (HDZ), Tomislav Karamarko, quien, junto con la Iglesia Católica, apoya a los ultranacionalistas.

Las organizaciones pro derechos humanos y la prensa liberal responsabilizan del resurgimiento ultranacionalista no sólo a la crisis económica, sino principalmente a la conservadora HDZ y a la Iglesia Católica.

– Accede al contenido completo y obtén más información escribiéndonos a efeanalisis@efe.es

Etiquetado con: , , , , , ,
Publicado en: Sin categoría

imagen

imagen