Costa Rica mira de reojo a Petrocaribe seis años después

Ante las constantes alzas en los precios internacionales de los derivados del petróleo, pero especialmente en los locales, el Gobierno de Costa Rica ha comenzado a mirar de reojo la posibilidad de pedir su ingreso a la iniciativa venezolana Petrocaribe, algo que inquieta a diversos sectores políticos del país.
Washington (EEUU), 12.06.2014.- Imagen el presidente de Costa Rica, Luis Guillermo Solís, durante una entrevista con Efe. EFE/Archivo/Adrià CalatayuWashington (EEUU), 12.06.2014.- Imagen el presidente de Costa Rica, Luis Guillermo Solís, durante una entrevista con Efe. EFE/Archivo/Adrià Calatayud

Douglas Marín

Seis años después de que el entonces presidente, Óscar Arias, intentara sin éxito que Costa Rica formara parte de Petrocaribe, el actual mandatario, Luis Guillermo Solís, ha ordenado a sus funcionarios preparar un informe sobre lo que significaría ingresar a la iniciativa venezolana que brinda ventajas para la compra de combustibles.
Solís ha pedido un informe al Ministerio de Relaciones Exteriores, a la estatal Refinadora Costarricense de Petróleo (Recope) y al Ministerio de Hacienda sobre la conveniencia política, técnica y económica de una posible adhesión a Petrocaribe.
En la actualidad, el litro de gasolina súper vale en Costa Rica 816 colones (1,50 dólares), mientras el de gasolina regular 788 colones (1,44 dólares), precios nunca antes vistos en el país.
Y es que la posibilidad de ingresar a Petrocaribe, propuesta por el izquierdista Frente Amplio, no ha caído bien en varios sectores políticos y económicos del país, que consideran que no es conveniente una relación de este tipo con Venezuela.
Una de las preocupaciones de los opositores es que Costa Rica va a adquirir una deuda con Venezuela al comprar combustibles a crédito a largo plazo, en momentos en que en el país se debaten proyectos para reducir el déficit fiscal y frenar el crecimiento de la deuda externa.
El Frente Amplio (FA) ha destacado ventajas de Petrocaribe como la financiación del 50 % de la factura petrolera a 25 años plazo, a un interés fijo del 1 %, y que existe la posibilidad de que la deuda sea pagada con productos y servicios costarricenses.
Según el FA, entrar a Petrocaribe generaría una reducción en el precio del combustible de un 26 % y de la electricidad en un 40 %.
El expresidente Arias, premio Nobel de la Paz 1987, siempre fue un duro crítico del Gobierno venezolano del fallecido Hugo Chávez e incluso intercambiaron duros calificativos en alguna ocasión, lo que pesó para que ambos países no llegaran a un acuerdo sobre Petrocaribe.
El siguiente Gobierno, de Laura Chinchilla (2010-2014), llevó relaciones más cordiales con Venezuela, y ahora Solís (2014-2018), que inició su mandato hace dos meses, tampoco ha protagonizado polémica alguna con el país suramericano.
El tema ha surgido en momentos en que el Gobierno de Solís recibe presiones de los sectores productivos y laborales para que se reduzcan los precios. Costa Rica no produce petróleo y refina muy poco, por lo que debe importar casi todo el producto ya terminado a través de Recope, que funciona como un monopolio.
Sectores empresariales y políticos exigen el cierre de Recope o que se abra a la competencia, pero el Gobierno ha optado por exigir a la entidad una reducción de los costos de producción que se reflejen en la tarifa. EFE

 

 Accede al contenido completo y obtén más información escribiéndonos a efeanalisis@efe.com

 

Etiquetado con: ,
Publicado en: Análisis