Corominas celebra el 50 aniversario de México’68 cruzando el Estrecho a nado

La nadadora Mari Paz Corominas Guerín, de 65 años, la primera mujer en alcanzar una final olímpica de la delegación española en México' 68, se ha lanzado a las aguas del Estrecho de Gibraltar para conmemorar sus 50 años olímpicos enmarcada en una acción solidaria.
La nadadora María Paz Corominas bate el récord de España de los 800 metros en los Campeonatos de Europa, celebrados en la piscina Bernardo PicornelLa nadadora María Paz Corominas bate el récord de España de los 800 metros en los Campeonatos de Europa, celebrados en la piscina Bernardo Picornell, de Barcelona -1970. Foto/Efe-ARchivo

La nadadora, que ha salido desde la isla de Tarifa a las 08:09 horas acompañada de los nadadores españoles procedentes de Barcelona Juan Corominas Guerín, de 64 años y su hermano, José María Raventos, de 66 años, y Enrique Sentis, de 62 años, forma el primer grupo en este reto en el que todos superan los 60 años y bajo el lema “Dale Vida al Mar” quieren mostrar al mundo “la infancia de la vejez”.
Mari Paz Corominas (Barcelona, 2 de junio de 1952) fue la primera deportista española, hombre o mujer, que se clasificó para una final de unos Juegos Olímpicos.
Ocurrió en México 1968, hace cincuenta años, y a la catalana se le ha ocurrido celebrarlo realizando la travesía a nado del estrecho de Gibraltar.
En México-68 tenía 16 años, con 13 ya había sido campeona de España, pero con 18 abandonó la natación competitiva y apostó por una carrera universitaria.
Esta mujer, 167 centímetros de pura fibra, es consciente de que marcó un hito para el deporte español, pero le resta trascendencia. Recuerda que aquella delegación nacional estaba compuesta por 124 deportistas, entre los cuales solo había dos mujeres: ella y la también nadadora Pilar von Carsten.
La de México fue su tercera competición internacional, tras los Europeos de Utrecht (1966) y los Juegos del Mediterráneo de 1967 en Túnez.
Después de los Juegos de México, Mari Paz Corominas habló con Santiago Esteva, que estaba becado en Bloomington, en la universidad de Indiana, para ver si podía entrenarse allí.
Su objetivo era prepararse con Doc Counsilman, un célebre entrenador estadounidense que posteriormente fue muy conocido por los éxitos conseguidos por nadadores como Mark Spitz, John Kinsella, Gary Hall, Mike Troy o Jim Montgomery, entre otros.
Allí estuvo de febrero a julio, nadando y aprendiendo inglés, y luego volvió a Barcelona, donde se disputaron los Europeos de 1970. Ella ya tenía decidido que después de esos campeonatos abandonaría la natación.
A partir de entonces siempre se ha mantenido activa: nadando (completó tres travesías desde Roses a Cadaqués), esquiando y últimamente haciendo ciclismo con su bicicleta eléctrica de montaña.
Hasta que se le ocurrió contactar con el grupo Marnatón, que coordina la preparación de retos náuticos de larga distancia, y pensó que completar la travesía del Estrecho sería una buena excusa para celebrar la efeméride olímpica.
Antes de octubre nadaba dos días a la semana, después tres y, como mucho, durante una hora. Ahora el grupo ha ido completando travesías de 2.500, 6.000 y 12.000 metros.
Corominas nadó los 14 kilómetros de distancia del reto junto con los tres compañeros: su hermano Juan, Quique Sentís y Pepe Raventós, con lo que se convierten en el primer grupo de nadadores con más de 60 años que han logrado cruzar el estrecho de Gibraltar
La aventura ha contado con el apoyo de Vanir, una marca de complementos alimenticios que asesora a la nadadora en el plano nutricional, y de Marnaton en el plano físico y deportivo. EFE

Etiquetado con: , ,
Publicado en: Protagonistas