El conservador Janez Jansa gana las elecciones en Eslovenia

El conservador Partido Demócrata Esloveno (SDS) del exprimer ministro Janez Jansa ha ganado las elecciones legislativas celebradas en Eslovenia, según un sondeo a pie de urna difundido tras el cierre de los colegios.
EFE/Archivo EFE/Archivo

El SDS, que ha centrado su campaña en el rechazo a la inmigración, obtendría el respaldo del 24,4% de los votantes, según la encuesta de la agencia Mediana para la televisión pública eslovena TvSlo.
El segundo lugar sería para la recién creada Lista de Marjan Sarec (LMS), encabezada por un antiguo humorista de 40 años convertido en político liberal, con el 12,6% de los votos.
Los analistas atribuyen el auge de Jansa y su SDS a una campaña populista contra la inmigración en un país por el que transitaron cientos de miles de personas en los meses finales de 2015 y comienzos de 2016 en su camino a Europa Occidental.
El líder conservador había endurecido el tono de su formación, perteneciente al Partido Popular Europeo, sin ocultar su admiración por las políticas nacionalistas del primer ministro de Hungría, Viktor Orbán, que participó en dos de sus mítines.
Jansa (Liubliana, 1958) ya ha sido primer ministro en dos ocasiones, entre 2004 y 2008 y entre 2012 y 2013, año en el que fue condenado a dos años de cárcel por corrupción, de los que sólo cumplió seis meses.
Graduado en Estudios Militares por la Facultad de Sociología y Ciencias Políticas, en 1989 fundó uno de los primeros partidos democráticos eslovenos, Unión Democrática Eslovean (SDZ), pero en 1992 pasó al SDS, que preside desde 1993.
Entre 1991 y 1994 fue ministro de Defensa, incluido el período de la guerra de independencia (1991).
Obligado a dimitir, venció en las elecciones de 2004, justamente cuando el país entraba en la Unión Europea. Después, llevó a cabo la integración en la zona euro en 2007.
Derrotado en 2008 en el contexto del escándalo Patria y el principio de la crisis económica, retorno al poder en 2012. Su carrera se truncó, sin embargo, un año después, tras una condena por corrupción.
Para su último retorno, Jansa se acercó al dirigente nacionalconservador húngaro Viktor Orban, un exdisidente como él, y siguiendo su modelo endureció el discurso de su partido, anteriormente considerado de centroderecha.
Sus críticos lo consideran frío y arrogante y recuerdan la petición que en otoño de 2007 firmaron más de 500 periodistas acusándolo del control inadmisible sobre los medios.