Confirmado el primer caso de ébola en Estados Unidos

Un paciente ingresado en el Hospital Presbiteriano de Dallas (Texas) fue confirmado el pasado 30 de septiembre como el primer caso de ébola diagnosticado en Estados Unidos, informaron las autoridades de salud estadounidenses.
Un equipo médico equipado con trajes para evitar el contagio trasladan al misionero español Miguel Pajares, enfermo de ébola. EFE/Ministerio de DefUn equipo médico equipado con trajes para evitar el contagio trasladan al misionero español Miguel Pajares, enfermo de ébola. EFE/Ministerio de Defensa

Al parecer el paciente viajó de Liberia, uno de los países africanos más afectados por el ébola, a Texas el 19 de septiembre “para visitar a familiares” que viven en Estados Unidos y mostró síntomas cinco días más tarde, cuando fue internado en el hospital.

Como resultado ochenta personas están en observación tras haber tenido contacto con él o con sus allegados y familiares, a los que las autoridades sanitarias han pedido que permanezcan en sus casas dos semanas.

El virus del Ébola se detectó por primera vez en 1976 en dos brotes epidémicos casi simultáneos ocurridos en Nzara (Sudán) y Yambuku (República Democrática del Congo). La aldea en que se produjo el segundo de ellos está situada cerca del río Ébola, que da nombre al virus.

Hay cinco variedades del virus del Ébola: Sudán, Zaire, Reston, Côte d’Ivoire y Bundibugyo, de las cuales, Sudán, Zaire y Bundibugyo se han asociado a importantes brotes de fiebre hemorrágica en África.

El virus es transmitido al ser humano por animales salvajes y se propaga en las poblaciones humanas por contacto directo con sangre, líquidos orgánicos o tejidos de las personas infectadas.

El actual brote de la enfermedad se detectó en marzo de 2014 en Guinea Conakry y se extendió posteriormente a Liberia, Sierra Leona y Nigeria.

Según datos confirmados por la OMS el 26 de septiembre, el ébola había afectado ya a más de 6.500 personas y causado la muerte de unas 3.000, aunque este mismo organismo ha advertido que la cifra de casos reales podría ser muy superior.

Por ahora el ébola no tiene tratamiento específico ni vacuna, aunque ante la expansión del actual brote institutos nacionales de salud pública, universidades y farmacéuticas se han puesto a trabajar contra reloj y varios pacientes occidentales han sido tratados con el fármaco experimental ZMapp, de la compañía estadounidense Mapp Pharmaceuticals.

Publicado en: Documentos