La compositora Kaika Saariaho, Premio Fronteras del Conocimiento BBVA

La compositora finlandesa afincada en Francia Kaija Saariaho ha sido reconocida con el Premio Fronteras del Conocimiento en la categoría de Música Contemporánea que otorga la Fundación BBVA por su "entrelazado perfecto entre los mundos de la música acústica y la tecnología".
La compositora finlandesa Kaika Saariaho. Efe-Archivo/Ewrik Martensson La compositora finlandesa Kaika Saariaho. Efe-Archivo/Ewrik Martensson

Saariaho, se ha mostrado “muy agradecida e impresionada” con el galardón, que ha querido compartir con colaboradores que llevan al público su música, tales como el español Ernest Martínez Izquierdo, quien ha dirigido todas sus obras.
Nacida en Helsinki en 1952, estudió en la Academia Sibelius con Paavo Heininen, completó su formación en Alemania y, a partir de 1982, sus trabajos en el IRCAM de París sobre los compositores espectralistas franceses hicieron de la electrónica y el sonido generado por ordenador un ingrediente más de su música.
Obras como “Lichtbogen” (1986), inspirada en la aurora boreal porque la naturaleza es muy influyente en su trabajo, y su cuarteto de cuerda Nymphea (1987) son ejemplos de su capacidad de abrir nuevas posibilidades al trabajo conjunto de instrumentos acústicos y tecnología informática mediante la combinación de músicos, cinta y electrónica en vivo.
“Lo que oímos es un todo, es música, al margen de los instrumentos que se usen”, ha apuntado la galardonada, que recurre al ordenador cuando hay sonidos que no puede lograr con instrumentos naturales.
A partir de los ochenta se enfrascó en la búsqueda de la eufonía, hasta que en 2000, tras ocho años de trabajo, se adentró en la ópera con “L’amour de loin”, abordando “dos temas que nos preocupan pero que son grandísimos misterios”, para lo que se apoyó en un trovador del siglo XII, Jaufré Rudel, y en un libreto del escritor libanés Amin Maalouf.
“El éxito que obtuvo situó a Saariaho en la vanguardia de un mundo en el que tradicionalmente las mujeres han estado muy poco representadas”, ha subrayado el jurado.
Con ella abrió un camino que continuó con “Adriana Mater” (2006), sobre el conflicto de los Balcanes, y “Émilie” (2010), sobre la científica Émilie du Châtelet, ambas con libretos de Maalouf, y su último trabajo en este campo es “Only the Sound Remains” (2015)
El jurado ha destacado además su versatilidad, ya que también ha compuesto música para solista, de cámara, obras orquestales, oratorios y música vocal, incidental y electroacústica.
Saariaho ha aprovechado su intervención para reclamar “más valentía” a la hora de incluir música contemporánea en las programaciones musicales de centros públicos y privados, aunque “no siempre es tan comercial, no genera dinero y vivimos en una sociedad basada en la economía”.
También para defender la formación artística desde los primeros niveles educativos -“todos los niños deberían aprender a tocar al menos un instrumento”, ha reivindicado- porque “el arte es una forma de desarrollar la inteligencia emocional, que influye en cómo nos relacionamos los unos con los otros, y eso es importante”.
El jurado del premio de Música Contemporánea de la Fundación BBVA, que cuenta con el apoyo del CSIC, ha estado presidido por Nicholas Cook, de la Universidad de Cambridge (Reino Unido), e integrado por compositores, directores de orquesta y musicales, intérpretes y periodistas como Pwyll Ap Sion, Tom Huizenga, Leila Josefowicz, Andrew McGregor y Alex Ross. EFE