PREMIO NACIONAL

“Colita”, tercera personalidad catalana que rechaza un premio nacional

La fotógrafa, Isabel Steva Hernández, "Colita", es la tercera personalidad catalana que renuncia a un Premio Nacional, en su caso en categoría de Fotografía, tras hacerlo el músico Jordi Savall la pasada semana, y la del grupo Els Joglars, hace 20 años, en 1994. Es, además, la sexta artista que declina un Premio Nacional que otorga el Ministerio de Cultura de España..
“Colita”, tercera personalidad catalana que rechaza un premio nacional

La fotógrafa, “Colita” (Barcelona, 1940) renunció a este importante galardón al considerar que el ministerio de Educación y Cultura  es responsable de que la cultura y la educación en España se encuentre en una situación de “pena, vergüenza y dolor de corazón”.

Una semana antes, hizo lo mismo, el músico catalán, Jordi Savall (Igualada, Barcelona, 1941), uno de los mejores intérpretes de viola de gamba del mundo, quién rechazó  el premio el 30 de octubre, un día después de haber sido galardonado con el Premio Nacional de Música 2014, en categoría de Interpretación.  También en una carta, Savall acusaba “al Estado español” del “dramático desinterés y de la grave incompetencia en la defensa y promoción del arte y de sus creadores” y de “menospreciar a la inmensa mayoría de músicos que con grandes sacrificios dedican sus vidas a mantener vivo el patrimonio musical hispánico milenario”.

La tercera personalidad catalana que ha recibido este año, 2014, un premio Nacional fue Lola Salvador (Barcelona, 1938), el de Cine, que en este caso si recogió en Festival de Cine de San Sebastián. 

Hace veinte años, en 1994 la compañía teatral catalana Els Joglars, dirigida por Albert Boadella, rechazó el Premio Nacional de Teatro. El grupo manifestó que se sentía pagado muy bien con el entusiasmo del público cuando nadie se atrevía a concederles un premio oficial.

 A nivel nacional, en 2012,  el escritor madrileño Javier Marías, rechazó el  Premio Nacional de Narrativa, que se le concedió por su obra “Los enamoramientos”,  por ser “un galardón institucional, oficial y estatal, otorgado por el Ministerio de Cultura”.

Dos años antes, en 2010 el escultor estadounidense de origen mallorquín, Ricardo Sierra rechazó el premio Nacional de Artes Plásticas, y en una carta dirigida a la entonces ministra de Cultura, Ángeles González Sinde, afirmó que el arte le había otorgado una libertad a la que no estaba dispuesto a renunciar, y  “ese galardón  instrumentalizaba en beneficio del Estado el prestigio del galardonado”. 

En 2001 el diseñador gráfico madrileño Daniel Gil rechazó la distinción extraordinaria que se le otorgaba con motivo del décimo aniversario de los Premios Nacionales de Diseño. EFE/Doc

 

Etiquetado con: ,
Publicado en: Cronologías