Ciudadanos recupera protagonismo para desbloquear la investidura

Ciudadanos vuelve a ser clave para la formación del nuevo Gobierno que Pedro Sánchez, líder del PSOE, busca formar pactando a derecha e izquierda.
El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez (d), conversa con el líder de Ciudadanos, Albert Rivera, durante la constitución de las nuevas CortesEl secretario general del PSOE, Pedro Sánchez (d), conversa con el líder de Ciudadanos, Albert Rivera, durante la constitución de las nuevas Cortes el 13 de enero de 2016. EFE/Archivo/J. J. Guillén

María López

Albert Rivera actúa de nuevo como hombre de Estado y pide responsabilidad al Partido Popular (PP) y al Partido Socialista (PSOE), las dos formaciones que para el líder de Ciudadanos tienen el cometido de alumbrar un nuevo Ejecutivo para España.

Los resultados obtenidos por Ciudadanos en los comicios del pasado 20 de diciembre decepcionaron, pero ahora la formación se recupera y está dispuesta a jugar un “papel decisivo”. Un ‘sí’ de Ciudadanos al PSOE y la abstención de PP o la de Podemos junto a otras fuerzas bastarían para que Pedro Sánchez alcanzase La Moncloa.

Ciudadanos negociará sin “cordones sanitarios” hacia el PP ni hacia Podemos, con quien cree que no existe un marco común para pactar porque sus visiones sobre el modelo territorial son incompatibles, aunque sí ve plausible llegar a acuerdos puntuales.

Atrás queda el compromiso preelectoral de apoyar a la primera fuerza, el PP. Los escándalos de corrupción del PP valenciano y que Rajoy declinase el encargo del Rey de someterse al debate de investidura han facilitado que Ciudadanos cambie de postura.

Albert Rivera ha sido crítico con el “tacticismo” que atribuye a Mariano Rajoy y Pedro Sánchez durante la ronda de consultas con el rey Felipe VI y con el “frentismo” de Pablo Iglesias.

Regeneración democrática y lucha contra la corrupción, reforma de la Constitución, pacto contra la desigualdad económica, fortalecer la posición de España en Europa o políticas sociales son los elementos con los que Rivera quiere negociar.

Los socialistas son prioritarios para la formación naranja, que no descarta el pacto entre populares y socialistas en aras de la estabilidad. Rivera se reúne con Sánchez este jueves.

Ciudadanos llega a la cita marcando formas y procedimientos, coincidentes con los de Pedro Sánchez. Primero hablar de políticas concretas, después hablar de la forma del acuerdo, por último de los nombres. Según Rivera el objetivo es facilitar un Gobierno de cuatro años y no únicamente desbloquear la investidura.

Así, Ciudadanos no aclara si formará parte o no de un Gobierno que con seguridad no liderará.

La formación naranja está cómoda en el lugar en el que le colocan las negociaciones, el centro desde el que se dirigen a populares y a socialistas. Le beneficia acercarse a los de Sánchez para desactivar la idea de que representan un nuevo PP, una circunstancia que les impediría obtener votos de distinta procedencia ideológica.

A su favor juegan los pactos alcanzados con ambas formaciones en las Comunidades Autónomas. Con el PSOE en Andalucía y con el PP en Madrid, Ciudadanos logró alcanzar acuerdos por escrito con medidas concretas, sin tomar parte en los gobiernos, pudiendo ser también oposición. Ahora quieren reeditar la fórmula a nivel nacional.

Albert Rivera insiste en que los electores no se han equivocado votando, sino que el mandado de las urnas es la búsqueda de pactos. Ciudadanos quiere evitar una repetición electoral pues los sondeos indican que parte de los votos logrados en diciembre retornarían al Partido Popular.

Respecto al enfrentamiento entre vieja y nueva política, Albert Rivera lanza un mensaje a Podemos, la otra fuerza emergente: los nuevos tienen que dialogar con los partidos que han construido la democracia.

Rivera está dispuesto y su receta para dialogar es “reforma, reforma, reforma”, una versión adaptada a los nuevos tiempos del “programa, programa, programa” del dirigente de Izquierda Unida y referente de la izquierda, Julio Anguita.EFE