Científicos del mundo en la “Marcha por la Ciencia”

Científicos de todo el mundo se preparan para recorrer las calles de más de 500 ciudades del mundo en la "Marcha por la Ciencia", una iniciativa que nació en Estados Unidos en respuesta a los recortes a la investigación científica propuestos por el presidente, Donald Trump.
Científicos y tecnólogos en una manifestación en  Madrid. Efe-Archivo/Fernando Alvarado Científicos y tecnólogos en una manifestación en Madrid. Efe-Archivo/Fernando Alvarado

Las primeras convocatorias para marchar por la Ciencia comenzaron en enero en las redes sociales y, ahora, solo tres meses después, el movimiento ha alcanzado una magnitud global y ha captado el apoyo de 220 grupos científicos, como la importante Asociación Estadounidense para el Avance de la Ciencia, que promueve la cooperación científica.
La mayoría de las miradas se centrarán en Washington, donde se espera una protesta multitudinaria, aunque también hay convocadas marchas en otras 550 ciudades del mundo, como Bogotá, Ciudad de México, Hong Kong, Ciudad del Cabo, Madrid, Barcelona, Berlín y Copenhague, según figura en la web de los organizadores.
En Washington, la jornada comenzará con diferentes seminarios en los que participará por ejemplo Carmen Revenga, una científica española que forma parte del equipo marino de la organización The Nature Conservancy, donde dirige la estrategia global de pesca sostenible.
La convocatoria de la Marcha por la Ciencia” coincide con la celebración del Día de la Tierra, y en el transcurso de la marcha está previsto que intervengan los tres científicos que presiden la protesta: la bióloga hispana Lydia Villa-Komaroff, que cambió el modo en el que se produce la insulina, la pediatra Mona Hanna-Attisha y el científico y comediante Bill Nye, conocido por su programa de Ciencia para niños.
Los organizadores de la manifestación han decido que no habrá un color o una prenda de ropa “oficial”, sin embargo, los organizadores piden a los manifestantes que sean “creativos” y se vistan como su “científico favorito”.
A pesar de sus intentos por ser un movimiento inclusivo, no ha ganado el apoyo de todos los científicos y algunos, como el renombrado profesor de psicología de la Universidad de Harvard Steven Pinker, han criticado la “retórica de extrema izquierda” de la iniciativa.
Con el lema oficial de “Science, not Silence” (“Ciencia, no silencio”), los científicos esperan llenar las calles de Washington y lograr, que la euforia de las pancartas sea solo “el primer paso” de un movimiento global destinado a defender el papel de la Ciencia en diferentes aspectos de la vida de las personas, como el campo de la salud, la seguridad, la economía y la política. Efe/Doc

Etiquetado con: , ,
Publicado en: Documentos