Cien años de Julio Cortázar, impulsor y pionero del ‘boom latinoamericano’

Cuando se cumplen cien años del nacimiento de Julio Cortázar, en Bruselas, el 26 de agosto de 1914, su legado es analizado por escritores, periodistas y académicos convocados en Buenos Aires.El genial escritor falleció en París, ciudad donde vivió, a los 69 años, víctima de leucemia.
Cien años de Julio Cortázar, impulsor y pionero del ‘boom latinoamericano’

Julio Cortázar,  el autor de “Rayuela”, considerada como una de las grandes novelas del siglo XX,  fue el impulsor y pionero del gran “boom” de la literatura iberoamericana, al que luego se incorporarían García Márquez, Vargas Llosa y Alejo Carpentier, entre otros.

Aunque se instaló en París en 1951, la “Reina del Plata” le inspiró  buena parte de sus obras, como “Los Premios”, que fue elaborando en sus asiduas visitas al legendario porteño café “London city”, que precisamente acaba de reabrir sus puertas tras un año de arreglos para sumarse a la celebración de su centenario.

Hijo de padre argentino, agregado comercial en la Embajada Argentina en Bélgica, y madre francesa, pasó su infancia en la barriada del sur de la capital porteña, Banfield. Se graduó en Magisterio en 1944 por la Universidad de Buenos Aires.

Ejerció como profesor en la Universidad de Cuyo, provincia de Mendoza, desde allí, fue desarrollando su intelectualidad por los caminos de la poesía, el cine, la música y otras actividades del arte y la literatura.

Su primera aparición en el mundo de las letras lo hizo bajo el nombre de Julio Denis -el apellido de la madre- y con un libro de sonetos de notable influencia gongoriana, aparecido en 1938 en Buenos Aires y que tituló “Presencia”, al que le siguió en 1944 “Los reyes”, donde se mostró profundamente dramático y preocupado por el hombre.

Su obra fundamental comienza en 1951 con la publicación de su libro de cuentos “Bestiario”. En este año se trasladó a París, donde fijó su residencia. En la capital francesa trabajó como traductor en la UNESCO.

En 1963 apareció “Rayuela”, donde expone todas las posibilidades de la experimentación narrativa, y novela considerada como una de las grandes obras maestras del siglo XX.

A pesar de vivir en Francia, los temas, ambientes y personajes de su narrativa son inequívocamente argentinos. Parte de los hechos cotidianos, los enriquece con su visión y recrea mundos dinámicos y de angustias que no son propios.

Una de las particularidades de la estética de su obra consiste en asociar a sus proyectos literarios esquemas inspirados en otras partes como música, escultura, pintura, lo que contribuye a dar sensación de aislamiento del autor de su mundo narrativo, de carencia de emoción, de sentimientos solapados tras preocupaciones de orden artístico y virtuosismo técnico en una actitud intelectual.

Además de las obras antes citadas, Cortázar publicó: “Final de juego”, en 1956; “62, modelo de amar”, en 1958; “Las armas secretas “, en 1959; “Historias de cronopios y famas”, en 1962; “Libro de Manuel”, en 1973; “Octaedro”, en 1974; “Silvalandia”, en 1975; “Alguien que anda por ahí”, en 1977; “Un tal Lucas”, en 1979; “Queremos tanto a Glenda”, en 1981.

Nacionalizado francés en 1981, falleció el 12 de febrero de 1984, a los 69 años de edad, de leucemia, en el hospital parisino de “Saint-Lázare”. EFE/DOC

Publicado en: Protagonistas