Centenario de Marguerite Duras

La memoria se viste de mujer en el 100 aniversario del nacimiento de una de las escritoras francesas más célebres y estudiadas en las Universidades de todo el mundo.
EFE/ArchivoEFE/Archivo

Es autora de las novelas “Hiroshima mon amour” (1959), “La amante inglesa” (1967) o “El amante” (1984), una historia sobre el amor adolescente de una joven con un rico comerciante del Saigón antes de la guerra que obtuvo el Premio Goncourt.

Hija de franceses, Marguerite nació en una localidad cercana a Saigón (Vietnam), donde pasó la infancia y adolescencia. El país asiático marcó su vida y su futuro literario.

Ya en París, estudió Derecho, Matemáticas (como su padre) y Ciencias Políticas y Económicas, y posteriormente trabajó en el Ministerio de Colonias francés.

Sus primeros relatos aparecieron en la revista “Los tiempos modernos” años antes de su boda, en 1939, con el escritor Robert Antelme.

El autor de “La especie humana” no fue el único hombre importante de su vida. En 1942 Duras conocía al filósofo Dyonis Mascolo (“El comunismo”), su amante, que influyó mucho en su trayectoria vital y le dio un hijo, y mucho después a Yann Andréa Steiner (“Ese amor”).

La novelista militó durante algún tiempo en el Partido Comunista Francés y participó en la resistencia al régimen nazi. Fue detenida y deportada a Alemania.

En 1943 llegó su primera novela, “Los impúdicos”, a la que siguió “La vida tranquila” (1944).

Considerada a finales de los años cuarenta una escritora para minorías, pronto se abrió paso a la popularidad dentro y fuera de Francia por el aire moderno y renovador de su obra, en gran parte, centrada en los diversos matices del amor y la sexualidad.

El cine adaptó algunas de sus historias del papel como “Un dique contra el Pacífico” (1950), del director Réne Clément; “A las diez y media de una noche de verano” (1960), versión de Jules Dassin; o “Hiroshima mon amour” (1960), película de Alain Resnais cuyo guión escribió Marguerite; o “El amante” (1991) de Jean-Jacques Annaud.

Su fascinación por el séptimo arte la impulsó a ponerse tras la cámara para dirigir “India song”, “Días enteros entre las ramas”,  “Les enfants”, “El camión” o “Noche negra en Calcuta”.

Además de los libros ya citados, en su producción también figuran “Los caballitos de Tarquinia” (1953), “El square” (1955), “Moderato cantabile” (1958), “Los viaductos del Sena” (1958), “Una larga ausencia” (1961), “El vicecónsul” (1965), “El amor” (1971), “Sol amarillo” (1971), “La mujer del Ganges” (1972), “Agatha” (1981), “El mal de la muerte” (1982), “El dolor” (1986), “La lluvia de verano” (1990).

Fumadora empedernida, padeció un cáncer de laringe del que falleció el 3 de marzo de 1996 en su domicilio parisino, a los 81 años. Poco después vio la luz su último libro, “La mar escrita”, realizado en colaboración con la fotógrafa y amiga Helene Bamberger. EFE/DOC

Etiquetado con: ,
Publicado en: Protagonistas