Cataluña: Puigdemont blinda su Gobierno, con Junqueras encargado del referéndum

El presidente catalán, Carlos Puigdemont, ha relevado a tres de los consejeros que formaban parte de su Gobierno, en un movimiento con el que busca fortalecer la solidez y la fidelidad de su Ejecutivo para abordar la recta final del anunciado referéndum de independencia.
 El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont (d), el vicepresidente del Govern y conseller de Economía, Oriol Junqueras (c) y la consellera de El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont (d), el vicepresidente del Govern y conseller de Economía, Oriol Junqueras (c) y la consellera de la Presidencia, Neus Munté (i) durante una sesión en el Parlamento catalán. EFE/Archivo/Andreu Dalmau

Carlos Moral

El vicepresidente, Oriol Junqueras, será el responsable de coordinar la consulta del 1 de octubre desde el área de procesos electorales, que estaba integrada en el Departamento de Gobernación y que a partir de ahora adquiere entidad propia.

Entran en el Gobierno el presidente de Junts pel Sí, Jordi Turull, que asume el Departamento de Presidencia de la Generalitat y la portavocía en sustitución de Neus Munté; el concejal Joaquim Forn, que releva a Jordi Jané en Interior; y la economista Clara Ponsatí, que será la titular de Enseñanza en lugar de Meritxell Ruiz.

También hay relevo en la Secretaría del Govern, que abandona Joan Vidal de Ciurana, al que sustituirá Víctor Cullell.

Con los cambios, Puigdemont persigue restañar las fisuras que la convocatoria del 1 de octubre ha provocado en su Gobierno y que quedaron al descubierto con el fulminante cese del consejero de Empresa del Gobierno catalán, Jordi Baiget, quien puso en duda la viabilidad del referéndum y admitió temer por su patrimonio.

La salida de Baiget provocó controversia en el PDeCAT, el partido heredero de la antigua Convergencia al que pertenecen tanto Baiget como Puigdemont, como los otros tres consejeros que han salido del Ejecutivo, y que gobierna en Cataluña junto a los independentistas de ERC, unidos en la coalición Junts pel Sí.

Quizá la sustitución más destacada sea la de Neus Munté, vicepresidenta del PDeCAT y una de los nombres que más suenan para dirigir el partido en el futuro próximo. La salida de la consejera de Presidencia y portavoz del Gobierno podría perservar sus opciones como candidata a la Generalitat o a la alcaldía de Barcelona, para las cuales el PDeCAT aún no tiene candidato.

Con los cambios, Puigdemont se blinda con un Gobierno que será corresponsable y solidario “en las decisiones” que adopte y lanza el mensaje de que llevará hasta el final la apuesta por el referéndum de independencia unilateral ante el que el Estado emprenderá acciones políticas y judiciales.

Junqueras, que gana aún más relevancia en el Ejecutivo catalán y que asume en primera persona la responsabilidad de llevar adelante la consulta, subrayó, en la misma línea, que “todos los miembros del Govern acordarán conjuntamente y firmarán los acuerdos necesarios para que los catalanes voten el 1 de octubre”.

Puigdemont ha subrayado que él no ha querido “cesar” a nadie porque no tenía “motivos” ya que han hecho un trabajo “leal”, ha añadido que todos los consejeros han coincidido en “la necesidad de avanzar hacia el 1 octubre” y ha asegurado que han sido los salientes los que “han decidido dar un paso al lado”.

El movimiento de Puigdemont cuenta con el absoluto apoyo del expresidente catalán y líder del PDeCAT, Artur Mas, que el jueves aseguró que “haga lo que haga el presidente”, tendría su “pleno apoyo” y el “del partido que presido”.