Cataluña pone a prueba en 2017 la solidez de su recuperación económica

Cataluña pondrá a prueba en 2017 si la recuperación económica que arrancó en 2014 con un crecimiento de un 2 % de su PIB se consolida o bien si pierde fuelle.
El vicepresidente de la Generalitat, Oriol Junqueras (2d), y la consellera de Presidencia, Neus Munté (d), durante una reunión de la comisión de seEl vicepresidente de la Generalitat, Oriol Junqueras (2d), y la consellera de Presidencia, Neus Munté (d), durante una reunión de la comisión de seguimiento de reactivación económica. EFE/Marta Pérez

En 2016 el Gobierno catalán hizo una previsión inicial de crecimiento del PIB del 2,9 %, pero la economía catalana evolucionó mucho mejor de lo esperado y se prevé que crezca este año un 3,4 %, el mismo porcentaje que en 2015.

De cara a 2017, la previsión oficial del Govern es de un incremento del 2,7 %, y la incógnita es si la economía catalana volverá a crecer por encima de lo previsto o bien si perderá algo de empuje.

Más allá del escenario macroeconómico, marcado por la evolución del precio del petróleo y por la prórroga del programa de estímulos del BCE hasta diciembre de 2017, el año que viene también deparará cambios en las principales empresas catalanas.

En el sector bancario, CaixaBank, que ha vivido cambios en su cúpula con la entrada de Jordi Gual en sustitución de Isidro Fainé, deberá afrontar la integración del banco portugués BPI, mientras que su matriz, CriteriaCaixa, continuará rebajando su participación en el banco, ya que pactó con el BCE limitarla al 40 % antes de 2018.

Por su parte, Banco Sabadell, que como el resto de bancos deberá afrontar la reciente sentencia sobre las cláusulas suelo, debe culminar la integración del británico TSB y afronta algunos cambios en su accionariado, dado que su primer accionista, el magnate colombiano Jaime Gilinski, rebajó recientemente su participación del 5 al 2 %.

Otra de las grandes empresas catalanas, Gas Natural Fenosa, presidida por Isidro Fainé desde septiembre, tendrá que decidir en el arranque de 2017 si recurre al arbitraje internacional tras la intervención de su filial colombiana, Electricaribe.

En el sector de la automoción, Seat, que vuelve a estar en beneficios, fabricará en 2017 en la planta de Martorell la nueva versión del Ibiza y el Seat Arona, su nuevo todocamino.

Tanto Seat como Nissan, las dos principales empresas del motor situadas en Cataluña, han pactado sus convenios colectivos, que incluyen subidas salariales y que son referencia para la industria catalana.

También será un 2017 con algunos cambios en las cúpulas de los agentes sociales. Y es que después de que Josep Maria Álvarez cediera la secretaría general de la UGT catalana a Camil Ros para liderar la UGT a nivel español, CCOO de Catalunya deberá elegir al sustituto de Joan Carles Gallego, cargo para el que se perfila Javier Pacheco.

En el ámbito patronal, Foment del Treball deberá decidir si expulsa a Cecot, cuyo presidente, Antoni Abad, ha anunciado su intención de presentarse a las próximas elecciones para presidir Foment.

También el año que viene será un año de cambios en el influyente Círculo de Economía, ya que desde diciembre Juan José Brugera sustituye al catedrático Antón Costas al frente de esta institución, mientras que 2017 también será decisivo para comprobar si Cataluña es capaz de dotarse de una nueva ley de Cámaras.

El próximo ejercicio también dará lugar a cambios en las cúpulas de empresas de primer nivel como Grifols, ya que Víctor Grífols ha cedido el cargo de consejeros delegados a su hermano Raimon Grífols Roura y a su hijo Víctor Grífols Déu.

Precisamente, Grífols ha protagonizado una de las mayores operaciones de una compañía en España en 2016 al adquirir la unidad de diagnóstico transfusional de la compañía estadounidense Hologic por un total de 1.750 millones de euros (unos 1.850 millones de dólares), operación que se cerrará en el primer trimestre de 2017.

También será un año trascendente para conocer la evolución de otra histórica empresa catalana, Freixenet, el líder del cava en España, que ha creado un nuevo órgano directivo colegiado, con un representante de cada una de las tres ramas de la familia, con el fin de que sus accionistas logren solucionar sus diferencias.

Otra de las grandes multinacionales catalanas, la concesionaria de autopistas Abertis está potenciando su vertiente internacional en un momento en que expiran algunas de las concesiones más importantes que tiene en España, y en este sentido acaba de anunciar la compra de dos autopistas en la India, una operación que le puede servir como plataforma de crecimiento en Asia.

En el terreno público, y más allá de las preocupaciones por cuadrar el déficit, el Gobierno catalán se propone sacar adelante los presupuestos de 2017, los segundos elaborados por Oriol Junqueras.

Se espera que en 2017 el Tribunal Supremo se pronuncie sobre la adjudicación de la gestión de la empresa pública Aigües Ter-Llobregat, un procedimiento que el TJSC decidió anular.

Como en años anteriores, el foco de atención en materia tecnológica estará puesto en el Congreso Mundial de Móviles, que entre el 27 de febrero y el 2 de marzo convertirá a Barcelona en la capital mundial de la industria de la tecnología móvil.

En el terreno de las infraestructuras, está por ver si se podrán reanudar las obras de la estación de La Sagrera, cómo se resuelve el conflicto entre la Generalitat y el Estado por el funcionamiento del servicio de Cercanías o bien cómo culminan proyectos como la lanzadera al aeropuerto de El Prat, adonde ya ha llegado este año el metro.

Etiquetado con: ,
Publicado en: Sin categoría

imagen

imagen