Catalá reitera que “no” hay reuniones Gobierno-Generalitat, e Iceta dice “si”

El ministro de Justicia, Rafael Catalá, ha reiterado que no existen "reuniones secretas" entre el Gobierno y la Generalitat para buscar una solución al debate independentista catalán porque el Ejecutivo no actúa "con secretismos". Al mismo tiempo, el primer secretario del PSC, Miquel Iceta, ha asegurado que hay contactos "discretos y al máximo nivel".
El ministro de Justicia, Rafael Catalá. EFE/Archivo/Quique GarcíaEl ministro de Justicia, Rafael Catalá. EFE/Archivo/Quique García

 

“Si nadie tiene ni idea ni ha constatado esas reuniones secretas, ¿a ver si es que no existen?”, se ha preguntado el titular de Justicia durante su intervención en los desayunos informativos organizados por Europa Press.

El Gobierno, según Catalá, actúa con “la transparencia y la normalidad que debe caracterizar el funcionamiento de una sociedad democrática” donde existe una voluntad de “diálogo absoluto” con la Generalitat pero en el que no entran encuentros secretos entre los representantes de los ejecutivos.

Y ha negado además que mantuviera conversaciones “reservadas” con el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, cuando coincidió con él la semana pasada en el acto de la abogacía de Barcelona en homenaje a su patrón, San Raimundo de Peñafort, porque ni le “correspondía” a él “ni era el lugar ni las circunstancias”.

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, aseguraba ayer que “la estabilidad política cotiza en Bolsa” y que en España ésta “ha empezado a cotizar al alza”.

“La estabilidad es un elemento muy importante para el desarrollo económico y social”, ha destacado la vicepresidenta durante el acto de entrega de los Premios Empresa del Año de El Periódico, donde ha apuntado que dicha estabilidad es un valor que “cuando no se tiene se sabe lo que cuesta”, como le pasaba a España hace cinco o seis años.

“Hoy, en un mundo que está desconcertado, en el que de nuevo hay barreras, en el que se habla de nuevo de proteccionismo, en el que los populismos logran determinadas cuotas de poder en sitios muy clave, la estabilidad es un elemento crucial”, ha manifestado.

Santamaría ha afirmado también que el Gobierno, con el fin de garantizar esta estabilidad, asumirá la parte que le corresponde y buscará “diálogo político, parlamentario, social y territorial”.

Por el contrario, el primer secretario del PSC, Miquel Iceta, ha asegurado este martes -21 de febrero- que hay contactos “discretos y al máximo nivel” entre el Gobierno y la Generalitat catalana y ha precisado que cree que presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y el de la Generalitat, Carles Puigdemont, se han visto.
En un desayuno informativo organizado por el Club Siglo XXI, Iceta ha comentado que en estas conversaciones se ha constatado la lejanía de las posiciones y la imposibilidad de avanzar, al menos, a corto plazo y ha insistido en que si no hablaran “habría que sacarles la tarjeta roja a los dos. Incluso para pelearse hay que hablar”.

Por otra parte, el expresidente de la Generalitat Artur Mas acusó a “determinados estamentos del Estado español” de intentar presentar la situación en Cataluña como algo que tiende a la violencia y lo hacen, ha dicho, para crear “un marco mental” que justifique la intervención del Estado.

En la Universidad Autónoma de Madrid, el pasado jueves, Mas acompañado del portavoz de PDeCAT en el Congreso, Francesc Homs, ha insistido en que el Gobierno de Mariano Rajoy está preparando el “caldo de cultivo” en Cataluña para poder intervenir y aquí, ha dicho, “mienten” porque el soberanismo catalán se ha expresado con un tono cívico y absolutamente pacífico.

“Si algo tiene este proceso soberanista -ha subrayado- es que aspira a la libertad que coarta continuamente el Estado español con sus amenazas y su guerra sucia”.

El Tribunal Constitucional (TC) acordó el pasado 14 de febrero por unanimidad anular la resolución del Parlament que preveía una futura convocatoria de una consulta independentista en Cataluña.

El auto del Tribunal Constitucional en el que anuló la resolución del Parlament catalán para convocar un referéndum soberanista califica esta iniciativa de “inaceptable vía de hecho” contra la Constitución.

También acordó denunciar ante el fiscal a la presidenta del Parlament, Carme Forcadell, y a los miembros soberanistas de la Mesa, por haberle desobedecido al aprobar dicha convocatoria. EFE

Etiquetado con: , , , ,
Publicado en: Análisis