El caso del máster puede precipitar el fin de la “era Cifuentes”

La certificación de la comisión de irregularidades en la obtención de un máster aboca a la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, a renunciar al cargo o afrontar una hipotética moción de censura en la que no contaría con el apoyo de su socio de investidura, Ciudadanos.
 La presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes (d), junto al consejero de Presidencia, Justicia y Portavoz del Gobierno regional, Ángel La presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes (d), junto al consejero de Presidencia, Justicia y Portavoz del Gobierno regional, Ángel Garrido. EFE/Archivo/Mariscal

 

Evaristo Amado

 

El mandato de la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, se encuentra al borde del precipicio después de que su socio de investidura como jefa del ejecutivo autonómico, el partido liberal Ciudadanos, le haya retirado su apoyo a raíz del goteo de publicaciones sobre diferentes irregularidades en la obtención de un máster universitario que cursó hace seis años.

Cifuentes, actual líder del conservador Partido Popular en Madrid, se matriculó en ese curso de posgrado de la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid en 2011, cuando ocupaba el cargo de delegada del Gobierno en la región.

Pero fue un cambio en una de sus notas registrado tres años después, en 2014, el que desató una investigación periodística de un medio de comunicación digital -El diario.es- que ha terminado por llevar el caso a los tribunales al entender la universidad que existen “indicios de delito”.

Tras destaparse el escándalo periodístico Cifuentes presentó una serie de documentos que los partidos de la oposición en Madrid consideraron insuficientes.

Después, tras más de una semana de silencio sobre este asunto, se vio obligada a comparecer en un pleno parlamentario extraordinario para dar explicaciones, algo que no había ocurrido nunca en las más de tres décadas de la cámara regional.

Pero la insatisfacción de sus rivales políticos ante sus argumentos y la sucesión de evidencias sobre diferentes irregularidades confirmadas por responsables universitarios y profesores del máster han abocado a Cifuentes a un callejón sin salida con gran eco en la política nacional.

El caso ha adquirido relevancia nacional tanto por la condición de la presidenta madrileña como uno de los nuevos valores nacionales de su partido como por el hecho de que ha obligado a tomar una decisión sobre el futuro de la presidencia madrileña a Ciudadanos, que también es socio de investidura del presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy.

Y todo ello marcado por una dinámica política en la que el PP se ve obligado a recuperar un sector del voto que las encuestas otorgan a Ciudadanos de cara a las elecciones locales, regionales y europeas del próximo año.

El callejón en el que se encuentra Cifuentes no tiene aparente salida porque las opciones que ahora mismo manejan el principal partido de la oposición (los socialistas del PSOE), por un lado, y su socio de legislatura (Ciudadanos), por otro, conducen al abandono del gobierno por parte de la presidenta madrileña.

El PSOE, segundo partido en voto en la región de Madrid, ha presentado una moción de censura para remover a Cifuentes y poner al frente del Gobierno madrileño a su líder parlamentario, el exministro de Educación Ángel Gabilondo. Para ello el PSOE tiene el apoyo de la formación de izquierda Podemos, tercer partido por número de diputados en la cámara.

Ciudadanos, por su parte, rechaza esta vía para atajar la crisis y exige a Cifuentes que dimita y ceda el paso para que otro diputado de su partido asuma la presidencia de Madrid durante el año que resta hasta las elecciones de mayo de 2019.

El partido, de corte liberal, ya obtuvo éxito con esta estrategia el pasado año en la región de Murcia, en el este de España, donde tras meses de presiones políticas logró la dimisión del entonces presidente regional del Partido Popular, Pedro Sánchez, que fue procesado por un delito urbanístico.

Diferentes medios de comunicación han publicado que las cúpulas nacionales de PP y Ciudadanos ya han mantenido contactos para el relevo de Cifuentes, pero oficialmente el partido de la presidenta madrileña le mantiene su apoyo.

El presidente del Gobierno y líder del PP, Mariano Rajoy, apoyó a Cifuentes en un primer momento, pero durante su visita a Buenos Aires (Argentina) expresó su deseo de una solución rápida para la crisis política madrileña. Lo que sí parece claro es que, ante las dimensiones de la crisis, serán las direcciones nacionales de los partidos las que decidirán sobre la salida al atolladero político en el que se encuentra Madrid.

Este viernes, el rector de la URJC suspendía de sus funciones al director del Instituto de Derecho Público, Enrique Álvarez Conde. EFE 

 

Etiquetado con: ,
Publicado en: Análisis