Carolina Marín consigue un oro histórico en los Mundiales de bádminton

La española Carolina Marín consiguió un oro histórico para el bádminton nacional al derrotar a la china Li Xuerui, número uno mundial, por 17-21, 21-17 y 21-18 en 78 minutos en la final individual femenina del torneo que se disputa en Copenhague. La onubense, actual campeona de Europa, entró en la historia al convertirse en la primera española en ser campeona del mundo de bádminton. Ganó a Xuerui Li en una hora y 17 minutos con remontada incluida por 17-21, 21-17 y 21-18.
 La jugadora de bádminton Carolina Marín.EFE/Archivo La jugadora de bádminton Carolina Marín.EFE/Archivo

La onubense Carolina Marín se ha proclamado campeona del mundo y ha hecho a sus 21 años historia en el bádminton español, en el que ha abierto brecha en el camino, como hicieron antes en otras especialidades Ángel Nieto (motociclismo), Severiano Ballesteros (golf) o Francisco Fernández Ochoa (esquí). Pero esta vez esta pionera llegó a la gloria antes que los hombres.
“Puedo porque pienso que puedo”, es uno de los lemas de esta joven onubense, activa en las redes sociales, siempre sonriente, pero también autocrítica, con un enraizado espíritu de superación y un pensamiento positivo inquebrantable.
Muchos ven en ella la versión femenina de Rafa Nadal, su ídolo, al que trata de emular. Desarrolla similares gestos al celebrar puntos y victorias, aunque con su grito particular. Ambos son zurdos, tienen garra, carácter competitivo, una precocidad insultante y una progresión meteórica en la alta competición.
La onubense aún no cuenta con el mismo palmarés pero ya tiene el título mundial y este mismo año se proclamó campeona de Europa. En el anterior mundial fue quinta y hace dos años olímpica en Londres, donde precisamente la china Li Xuerui, número uno del mundo y plata, le impidió llegar más lejos.
Desde muy joven se convirtió en dominadora nacional, pero tenía claro que sus metas eran más altas y cómo llegar a ellas. Ante chinas, tailandesas, coreanas, etc. siempre reaccionó con motivación por acercarse a su nivel en lugar de mostrar excesivo respeto. Optó por ser osada, las estudió, y siempre se exigió un poco más. De hecho antes de este Mundial se concentró en Tailandia para entrenar con la anterior campeona mundial.
Seis años intensos han pasado desde que Marín dejó Huelva para pulirse en Madrid con Fernando Rivas como entrenador. No había transcurrido mucho tiempo desde que esa niña que taconeaba en las clases de flamenco fue un día a jugar al bádminton con una amiga y al final cambió de afición.
Sus primeros pasos fueron guiados por Paco Ojeda, alma mater del CB IES La Orden, una familia donde se crió la que se ha convertido en seria alternativa a la hegemonía oriental, una pionera con la garra de Nadal. EFE /DOC

Etiquetado con: , , ,
Publicado en: Protagonistas