ECUADOR CONSULTA

La campaña por la consulta en Ecuador, otro escenario de la pugna Moreno-Correa

La campaña por la consulta popular del próximo 4 de febrero en Ecuador, impulsada por el Gobierno para fortalecer la democracia y luchar contra la corrupción, se ha convertido en un nuevo escenario de la pugna entre el presidente Lenín Moreno y su antecesor y excorreligionario, Rafael Correa.
El presidente ecuatoriano, Lenín Moreno (izda.), junto con el expresidente Rafael Correa (d), durante un acto político en Quito. EFE/Cecilia PueblaEl presidente ecuatoriano, Lenín Moreno (izda.), junto con el expresidente Rafael Correa (d), durante un acto político en Quito. EFE/Cecilia Puebla

La campaña, que arrancó en la primera semana del año, aún no alcanza su mayor esplendor, aunque ya ha mostrado señales del ritmo que adoptará mientras se aproxime a su fin, la medianoche del próximo 1 de febrero.
Moreno promueve el Sí en las siete preguntas que integran su consulta, y que versan sobre temas como la lucha contra la corrupción, la eliminación de la reelección indefinida y las reformas de un Consejo de Participación Ciudadana y Control Social (CPCCS) que designa a las autoridades de control.
La consulta también indagará a la población sobre temas como la plusvalía, la protección del ambiente, la minería y declarar como imprescriptibles los delitos sexuales contra menores de edad.
El gobernante, que con la consulta intenta borrar la huella correísta de su administración y del país, ha recibido el apoyo de varios grupos políticos y sociales, muchos de los que ejercían la oposición durante el Gobierno de Correa.
Sindicatos, partidos políticos de izquierdas y derechas y hasta grupos empresariales apoyan a Moreno en su consulta y se han decantado claramente por el Sí en todas las preguntas.
Con ello, han afirmado algunos, se desmontará el andamiaje correísta construido por Rafael Correa durante la década en que gobernó al país, entre enero de 2007 y mayo de 2017, cuando entregó el poder a Moreno, hasta entonces aliado suyo.
Y es que Moreno y Correa son ahora acérrimos rivales políticos y, mientras el primero tilda a su oponente de haber aupado una gran corrupción, el segundo le replica y califica de traidor y desleal.
Incluso Correa, que reside habitualmente en Bélgica desde que entregó la presidencia del país, regresó el pasado viernes a Ecuador para comandar la campaña por el No a la consulta de Moreno.

“Gastar suela”

Correa está dispuesto, según sus más cercanos colaboradores, a “gastar suela” en la campaña y volver al tiempo en que, junto con Moreno, recorrían el país en la campaña electoral que llevó a ambos al poder en 2007.
Moreno fue el vicepresidente de Correa hasta el año 2013 y se mantuvo cercano al hoy exmandatario hasta que llegó a la presidencia en mayo pasado, cuando comenzó una fuerte pugna política entre ambos.
Incluso se disputan el control y dirección del movimiento oficialista Alianza País, dividido en dos facciones: correístas y morenistas.
Correa, ya en Ecuador, ha mostrado que aún tiene apoyo popular, del que gozó durante toda la década en que gobernó el país.
Mucha gente le ha acompañado en sus primeros recorridos por la provincia costera de Manabí, donde tiene gran simpatía por la gestión que ejecutó tras el terremoto de 7,8 grados de magnitud que asoló esa región el 16 de abril de 2016.
Así lo señaló a Efe Paola Pabón, responsable territorial de la campaña por el No, quien confirmó que Correa, sostendrá reuniones este lunes en la ciudad portuaria de Guayaquil, la más poblada del país, donde efectuará también una campaña “puerta a puerta” en un barrio pobre de esa urbe.
El apoyo registrado en los primeros días de actividad proselitista “nos permite afrontar con mucha convicción esta campaña y estamos seguros de un triunfo contundente el 4 de febrero”, remarcó Pabón.
En sentido opuesto, el movimiento Unidad Popular (UP), de izquierdas y en oposición a Correa, ratificó su apoyo al Sí en la consulta de Moreno.
Durante una reunión en Quito, el director nacional de UP, Geovanny Atarihuana, dijo que su formación también gastará suela en la promoción del Sí.
“Vamos a recorrer cada recinto, cada barrio, cada universidad para llevar el mensaje del Sí en la consulta popular”, afirmó Atarihuana en la apertura de una campaña que, según varios analistas, “irá creciendo” en intensidad. EFE

Etiquetado con: , ,
Publicado en: Análisis