Buteflika reelegido presidente de Argelia

El septuagenario presidente argelino, Abdelaziz Buteflika, en el poder desde 1999, se ha impuesto por cuarta vez consecutiva en unas elecciones presidenciales que han transcurrido sin apenas sorpresas.
El presidente argelino, Abdelaziz Buteflika, gesticula durante un acto electoral en Argel en 2009. EFE/Mohamed MessaraEl presidente argelino, Abdelaziz Buteflika, gesticula durante un acto electoral en Argel en 2009. EFE/Mohamed Messara

El aplastante 81,53 por ciento de apoyos obtenidos por el “rais”, frente al 12,18 por ciento logrado por el segundo rival en liza, el exprimer ministro Ali Benflis, que no ha reconocido los resultados, no ha sorprendido ni a sus seguidores ni a sus más fieros detractores.

Abdelaziz Buteflika, presidente de Argelia desde 1999, nació en 1937 en Oujda (Marruecos), en el seno de una familia originaria de Argelia.

Miembro desde 1956 del Ejército de Liberación Nacional, brazo armado del Frente de Liberación Nacional, luchó contra la ocupación francesa y ascendió a comandante bajo el nombre de guerra de “Abdelkader Mali”.

Además de la actividad militar Buteflika desarrolló otra política y en 1962 se convirtió en ministro de Juventud, Deportes y Turismo en el primer gobierno de la Argelia independiente y un año después en titular de Asuntos Exteriores.

Cuando el coronel Houari Bumedian derrocó a Ben Bella y subió al poder en junio de 1965 le puso al frente del Consejo de la Revolución y se mantuvo como ministro de Exteriores hasta febrero de 1979.

Aunque Buteflika estuvo a punto de alcanzar la presidencia en 1981 fue expulsado del Comité Central del FLN acusado de desviar dinero del tesoro argelino lo que le obligó a abandonar el país.

En 1987 regresó de su autoexilio y un año más tarde firmó junto a otras 17 figuras históricas un manifiesto en favor de la democracia. En 1999 se presentó y ganó las elecciones presidenciales como independiente con el apoyo del FLN y del Movimiento integrista moderado En-Nadha (MN) con el 74% de los sufragios.

Buteflika heredó de su antecesor, Liamin Zerual, una grave crisis económica a la que se unió el terrorismo que se cobró cien mil muertos en siete años de guerra civil.

Por otro lado, decidió fomentar el diálogo con los islamistas, y en particular con el FIS, para poner fin a la violencia.

Etiquetado con: ,
Publicado en: Protagonistas