BOLIVIA CHILE

Bolivia y Chile ponen paños fríos a su relación aún tensa por reclamo de mar

El encuentro técnico entre delegaciones de Bolivia y Chile para dialogar sobre asuntos fronterizos realizado esta semana supuso un alivio a la tensión aún existente en la relación bilateral por la demanda marítima boliviana.
La presidenta chilena, Michelle Bachelet (i), conversa con su homólogo boliviano, Evo Morales (d), tras su llegada al aeropuerto internacional de SanLa presidenta chilena, Michelle Bachelet (i), conversa con su homólogo boliviano, Evo Morales (d), tras su llegada al aeropuerto internacional de Santiago (Chile). EFE/Achivo

En la ciudad boliviana de Santa Cruz (este), ambos países retomaron el martes el diálogo dentro del mecanismo del Comité de Fronteras seis años después del último encuentro de esta instancia.

Aunque ambos países coinciden en destacar el ambiente cordial y los acuerdos técnicos alcanzados esta semana, también han discrepado en cuanto a lo que implica este encuentro dentro del gran tema de fondo que los sigue distanciando.

Por un lado, el presidente boliviano, Evo Morales, y otras autoridades de ese país han considerado que se abrió una nueva etapa en la relación con Chile a partir de la reunión de Santa Cruz, con miras a abordar otros temas que La Paz considera pendientes.

Pero Chile no ve las cosas de esta forma. Así lo ha dejado en claro el canciller Heraldo Muñoz, quien en una entrevista con el diario boliviano El Deber aseguró que “no existe” una vinculación entre la reactivación del Comité de Fronteras y un “trasfondo de negociación” sobre la demanda marítima boliviana.

Bolivia perdió su acceso al Pacífico

Bolivia perdió ante tropas chilenas su acceso soberano al océano Pacífico en una guerra en 1879.

El Gobierno de Morales decidió en 2013 llevar el asunto ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya, en busca de un fallo que obligue a Chile a negociar en firme la demanda de la restitución de su acceso al mar.

Ambos países también están enfrentados en La Haya por una demanda planteada por Chile para que el alto tribunal declare que las aguas de la zona del Silala forman un río internacional y que tiene derecho a su uso.

Muñoz consideró que el acercamiento técnico sobre incidentes fronterizos no debe crear la “falsa expectativa” de que pueda tratarse igual la demanda marítima boliviana, y afirmó que “los asuntos que están en La Haya seguirán en La Haya”.

Al margen de los habituales desencuentros entre La Paz y Santiago, y pese a que ambos Gobiernos se atribuyen la convocatoria de la reunión en desmedro del otro, analistas bolivianos coinciden en que lo más destacado fue que por fin los dos países tuvieron la capacidad de sentarse a dialogar sobre aspectos técnicos.

En declaraciones a Efe, el excanciller boliviano Javier Murillo de la Rocha destacó que el encuentro en Santa Cruz demostró que los países, “a pesar de todos sus problemas y distanciamientos, siempre están dispuestos a retomar la vía del diálogo para poder resolver los problemas que son comunes y frecuentes” entre vecinos.

Según Murillo, con la reunión “ha bajado la tensión” entre ambos países y eso se notó, “más allá de los resultados”, en el hecho de que ambas delegaciones pudieron debatir sin confrontaciones verbales los temas que estaban en su agenda.

“Esto abre la posibilidad de seguir avanzando en esa dirección e ir limando las asperezas que se han producido en el último tiempo”, opinó Murillo, y resaltó la importancia de reactivar otras instancias de diálogo, como el mecanismo de consultas políticas, que “es de agenda abierta”.

Consideró que es comprensible que en Chile se busque bajar el perfil de la reciente reunión por las críticas internas que ha recibido el Gobierno de Michelle Bachelet después de que la CIJ decidiera en 2015 rechazar una petición chilena para declararse incompetente en el caso.

Un positivo canal de diálogo

El analista de temas internacionales Andrés Guzmán destacó como positivo que Bolivia y Chile ya tienen “al menos un canal de diálogo”, lo que, a su juicio, cambia la situación previa, “en la cual no había nada”.

“Por lo menos ya se está conversando sobre estos temas técnicos, fronterizos que, si bien no son los temas más importantes ni los más sensibles, ya es un paso, ya es algo”, dijo Guzmán a Efe.

Para Guzmán, la puesta en marcha de los acuerdos alcanzados en Santa Cruz dependerá “de la voluntad política que exista”.

En una columna de opinión publicada hoy, el expresidente Carlos Mesa (2003-2005) señaló que aunque muchos, incluidas las autoridades chilenas, consideren que el encuentro en Santa Cruz fue “un acercamiento en temas menores”, está claro que se abrió la oportunidad para “recomponer lazos”.

Para Mesa, si a los resultados de la reunión del Comité de Fronteras “se suma un cambio de tono en la forma de referirse a cualquier discrepancia” futura sobre las demandas en la CIJ, será posible “reformular la forma y el fondo” de lo que ambos países harán cuando Chile cambie de gobernantes. EFE

Etiquetado con: ,
Publicado en: Análisis