El biólogo Svante Pääbo, Princesa de Asturias de Investigación

El biólogo sueco Svante Pääbo, un especialista en genética evolutiva que ha centrado su trabajo en el estudio del genoma completo del hombre del Neandertal y las primeras poblaciones de la prehistoria, ha sido galardonado con el Premio Princesa de Asturias de Investigación Científica y Técnica 2018.
Fotografía de archivo (23/11/2012), del biólogo sueco Svante Pääbo, galardonado con el Premio Princesa de Asturias de Investigación Científica yFotografía de archivo (23/11/2012), del biólogo sueco Svante Pääbo, galardonado con el Premio Princesa de Asturias de Investigación Científica y Técnica 2018. EFE/Hendrik Schmidt

Director del Instituto Max Planck de Antropología Evolutiva, Pääbo (Estocolmo, 1955) está considerado como uno de los fundadores de la paleogenética, disciplina con la que ha demostrado que los humanos modernos se mezclaron y cruzaron con neandertales.

Este mismo año, desde el instituto que dirige se descifró el genoma de cinco neandertales que vivieron entre 39.000 y 47.000 años atrás, investigación que arrojó más luz sobre la diversidad genética de esa especie de homínidos durante la última etapa en la que convivieron con los humanos modernos.

“Parece que el flujo de genes se produjo en gran medida de manera unidireccional, desde los neandertales hacia los humanos modernos”, según mantiene el investigador sueco, que ha concluido que los “homo sapiens” modernos tienen entre un 1 y un 4 por ciento de material genético procedente de otra especie.

Pääbo cursó estudios de Historia de la Ciencia, Egiptología, Ruso y Medicina en la Universidad de Uppsala, fue investigador del Departamento de Biología Celular, en el que se doctoró en 1986, y desde 1997 es director del Instituto Max Planck de Antropología Evolutiva de Leipzig.

Desde ese centro ha dirigido el proyecto de secuenciación completa del genoma del neandertal, especie extinguida hace unos 30.000 años con unos métodos que también han sido utilizados para el estudio de las poblaciones de animales extinguidos.

Mientras trabajaba en este proyecto descubrió, a través del estudio de unos restos procedentes de Siberia, un nuevo tipo de homínido desconocido hasta ese momento, al que se conoce como denisovano (por el nombre de la cueva donde se hallaron los restos), el primero extinguido y descrito exclusivamente a través de datos genéticos que contribuyeron a un 5 % al genoma de los actuales habitantes de Australia y otras zonas de Oceanía.

De su proyecto del genoma neandertal, para el que analizó, además de los siberianos, restos de los yacimientos de Vindija (Croacia) y El Sidrón (España), se descubrió que un 2 % del genoma de los humanos modernos no africanos proceden del neandertal. EFE

Publicado en: Protagonistas