Beck cierra el verano musical madrileño

Beck, el músico estadounidense que revolucionó el ambiente musical alternativo durante los noventa, ha cerrado con su actuación el festival Dcode de Madrid, por el que han pasado más de 17.000 personas en la Ciudad Universitaria de la capital española.
Beck durante su actuación en el Festival de Jazz de Montreux  en 2001. EFE Beck durante su actuación en el Festival de Jazz de Montreux en 2001. EFE

Nacido en Los Angeles como Beck David Campbell en julio de 1970, este polivalente músico estadounidense ha heredado de sus ancestros parte del talento artístico que le ha convertido en uno de los grandes nombres de la escena musical desde su debut a comienzos de los años noventa.

Su padre, David Campbell, es un compositor, director de orquesta y arreglista, que ha trabajado en cientos de álbumes de artistas como Carole King, Michael Jackson, Evanescence, Beyonce, Miley Cirus o el español David Bisbal.

Su madre, Bibbe Hansen, creció en Nueva York donde participó en varios proyectos musicales durante los sesenta y en los noventa fue parte del grupo de música punk Black Flag. Sus abuelos maternos fueron la poeta bohemia Audrey Ostlin Hansen y el artista conceptual Al Hansen que participó en el movimiento Fluxus y en la Factory de Andy Warhol.

Beck dejó la escuela en 1989 antes de comenzar sus estudios universitarios y se embarcó hacia Nueva York donde actuó en diversos locales de la escena del East Village.

De vuelta en Los Angeles, Beck actuó en pequeños locales donde llamó la atención del propietario de Bongload Records que produjo el disco sencillo con la canción “Loser”. El tema se hizo tan popular en el ambiente alternativo de la ciudad que provocó una guerra entre las grandes discográficas que se disputaban al artista en ciernes.

La canción se situó en el Top 10 y el álbum “Mellow Gold” (1994) vendió 500.000 copias. El disco fue muy bien recibido al igual que su siguiente trabajo, “Stereopathetic Soulmanure” (1994), que editado en un sello menor no alcanzó las cifras de venta del anterior trabajo.

Posteriormente lanzó “One Foot in the Grave” (1994) y “Odelay” (1996), con el que ganó un disco de platino y dos premios Grammy. El éxito alcanzado le llevó a una gira de dos años con una gran banda a la que añadió una sección de viento.

A “Odelay” siguió “Mutations” (1998), con un sonido más acústico, y “Midnite Vultures” (1999), en el que retoma su sonido ecléctico y vuelve a jugar con la música soul y el funk. Ambos fueron bien recibidos por la crítica y con el segundo fue nominado a dos premios Grammy.

Sus siguientes trabajos en estudio fueron “Sea Change” (2002), The Information (2006), Modern Guilt (2008)y Morning Phase, su último disco hasta la fecha editado en 2014.

Publicado en: Protagonistas