BBVA, segundo banco en Cataluña

La adjudicación de Catalunya Banc a BBVA mediante subasta por 1.187 millones de euros consolida a la entidad presidida por Francisco González como segundo banco por cuota de mercado en Cataluña tras La Caixa.
El presidente del BBVA, Francisco González, durante el discurso en la Junta General de Accionistas 2014 . EFE/Alfredo Aldai
El presidente del BBVA, Francisco González, durante el discurso en la Junta General de Accionistas 2014 . EFE/Alfredo Aldai

Antonio Nogueira

El coste final para BBVA será de 600 millones. El resultado de la puja sorprendió finalmente, pues Santander y Caixabank partían como compradores favoritos.

Termina así el proceso de liquidación de la antigua caja que le ha costado al contribuyente alrededor de 12.000 millones en garantías y protecciones de toda clase, tras derrumbarse en 2009 el modelo español de cajas de ahorro, establecido treinta años antes.

BBVA espera alzarse con el 23% del mercado bancario catalán -tenía hasta la fecha el 12%- y pretende alcanzar sinergias por valor de 1.200 millones.

Los analistas se preguntan si BBVA mantendrá la marca Catalunya Banc o bien si integrará la red adquirida en su circuito de oficinas. La cuestión no es baladí, pues ya hay voces políticas manifestándose en diversos sentidos. Los hechos demuestran que BBVA suele preferir la integración: Banca Catalana y Unnim fueron en su momento integradas sin más. Cuestión aparte será recuperar la confianza perdida entre los depositantes de Catalunya Banc.

Esta adquisición supone un hito más en la carrera de BBVA por alzarse con el liderazgo del negocio bancario en nuestro país. 

Según los datos publicados por las patronales AEB y Ceca el pasado 31 de marzo, Santander posee activos cifrados en 466.000 millones de euros; BBVA tiene 451.000 millones: los más de 60.000 millones en activos aportados por Catalunya Banc han permitido reducir la diferencia de 15.000 millones que separa a ambos líderes.
A cierta distancia les siguen Caixabank (331.000 millones) y Bankia (258.000 millones), dominando la tercera y cuarta posición.

Estas magnitudes en balance, visto el origen de activos, reflejan con claridad el viaje de ida y vuelta que han realizado las empresas financieras españolas en los últimos tiempos. 

A inicios de la década de 1990 los grandes oligopolios comenzaron a internacionalizarse a medida que el mercado de origen se agotaba, los márgenes de beneficio se reducían y la pertenencia a la UE dejaba a aquellos más vulnerables. La mayoría de tales corporaciones decidieron expandirse horizontalmente.

Los grandes bancos no fueron una excepción: los clientes de América Latina y de determinadas áreas de Europa fueron objeto de su especial predilección. Parece que ahora quizá toca replegar velas. Santander se hizo en 2014 con el 51% de la financiera de El Corte Inglés, Caixabank colaboró en las fusiones de cajas, y ahora BBVA consiguió Catalunya Banc.

¿Se trata de un conjunto de oportunidades que no se pueden dejar atrás, o bien de un incipiente síntoma de agotamiento ante otros competidores globales?.

– Accede al contenido completo y obtén más información escribiéndonos a efeanalisis@efe.es