El Banco Santander compra por un euro el Banco Popular

El Banco Santander ha comprado el 100 % del Banco Popular por un euro, una vez que el Banco Central Europeo (BCE) constatara la inviabilidad de la entidad de manera independiente y "en aras a garantizar la seguridad de los depositantes del Popular".
Foto de archivo de Ana Botín de septiembre de 2014./(EPA) EFE/EFE/Pedro Puente HoyosFoto de archivo de Ana Botín de septiembre de 2014./(EPA) EFE/EFE/Pedro Puente Hoyos

 

 

El Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) y el propio Santander, han trasladado que la compra se produce de acuerdo con el proceso competitivo organizado “en el marco de un esquema de resolución” adoptado por la Junta Única de Resolución europea y ejecutado por el FROB.

De este modo, se garantiza “la seguridad de los depositantes de Banco Popular y la ausencia de impacto para las finanzas públicas”, añade la nota.

En la operación, el Santander tiene previsto realizar una ampliación de capital de unos 7.000 millones de euros “que cubrirá el capital y las provisiones requeridas para reforzar el balance de Banco Popular”.

La compra se produce después de que la entidad, cuyas cuentas están muy lastradas por los activos inmobiliarios, perdiera en bolsa más del 50 % de su valor en los últimos días y “sufriera un deterioro significativo en su posición de liquidez”, según explica el BCE.

Como parte de la ejecución del mencionado dispositivo de resolución, explica la nota, se han amortizado íntegramente las acciones del Banco Popular que había en circulación al cierre de ayer, así como las acciones resultantes de la conversión de los instrumentos de capital regulatorio emitidos por el Popular.

La Comisión Europea (CE) aprobó la compra del Banco Popular por parte del Banco Santander, en línea con las normas comunitarias de recuperación y resolución de entidades bancarias.

“La resolución del Banco Popular Español ha sido aprobada bajo las normas de recuperación y resolución bancarias acordadas en el marco de la unión bancaria tras la crisis”, indicó la CE en un comunicado.

“Implica la venta del Banco Popular Español al Banco Santander, una sólida institución financiera”, agregó, e indicó que los clientes del primero seguirán recibiendo servicios “sin alterar la economía”.

El Ejecutivo comunitario destacó que todos los depositantes seguirán teniendo acceso a todos sus depósitos, y que la entidad podrá continuar con su actividad de negocio.

Además, el ministro de Economía, Luis de Guindos, ha afirmado que la compra del 100 % del Banco Popular por parte del Santander es una “buena salida para la entidad” y que se lleva a cabo “sin la utilización de recursos públicos”.

“Es una buena salida para la entidad, dada la situación a la que había llegado en las últimas semanas, ya que implica la máxima protección a los depositantes y la continuidad de la actividad”, señala De Guindos en unas declaraciones remitidas a los medios.

La operación, añade, se lleva a cabo sin la utilización de recursos públicos y sin que se produzca “un eventual contagio entre riesgo soberano y bancario, como ocurrió en épocas pasadas”.

“La situación actual es muy diferente a la del año 2012, dada la buena salud del conjunto del sector financiero y de la economía española en general”, concluye.

Por su parte, el Santander tiene previsto realizar una ampliación de capital de unos 7.000 millones de euros “que cubrirá el capital y las provisiones requeridas para reforzar el balance de Banco Popular”.

El Popular, con unos balances muy lastrados por los activos inmobiliarios, ha perdido en bolsa más del 50 % de su valor en los últimos días y ha sufrido “un deterioro significativo en su posición de liquidez”, según explica el BCE

De Guindos también señala que la decisión se ha adoptado en el nuevo marco sobre resolución bancaria “con total transparencia y el cumplimiento estricto de la normativa comunitaria”. EFE

 

Etiquetado con:
Publicado en: Análisis