Aurora Egido, séptima mujer en la Real Academia de la Lengua

Aurora Egido se convierte hoy en la séptima mujer presente actualmente en la Real Academia Española de la Lengua, tras una vida dedicada a la enseñanza y la investigación. Por tanto, sabe de qué habla cuando afirma que la educación "es una de las grandes soluciones para remontar la crisis y las desigualdades sociales".
Aurora Egido, séptima mujer en la Real Academia de la Lengua

La Real Academia Española fue fundada en 1713, y en sus tres siglos de existencia solo han ingresado diez mujeres en ella.

Aurora Egido se convierte hoy en la séptima mujer presente actualmente en la institución, y en la décima en toda la existencia de la RAE, por detrás de la pionera  Isidra de Guzmán (1754) a la que siglos después secundaron las escritoras  Carmen Conde (1978),  Elena Quiroga (1983),  Ana María Matute (1998),  Soledad Puértolas (2010) y  Carme Riera (2012), además de la historiadora Carmen Iglesias (2002),  la bioquímica Margarita Salas (2003) y la filóloga Inés Fernández-Ordóñez (2011).

Premio Nacional de Investigación en Humanidades “Ramón Menéndez Pidal” (2009) y catedrática de Literatura Española en la Universidad de Zaragoza,  Aurora Egido nació en Molina de Aragón (Guadalajara) en 1946.

Experta en el Siglo de Oro y en particular en la figura de Baltasar Gracián, su discurso de ingreso versará precisamente sobre el autor barroco, titulado,  “La búsqueda de la inmortalidad en las obras de Baltasar Gracián”.   Egido es académica de número de la Academia zaragona de Nobles y Bellas Artes de San Luis y en la capital aragonesa fue distinguida con la Medalla de las Cortes de Aragón (2005), donde  dirige la cátedra de la Fundación “Fernando el Católico” que lleva el nombre del autor de “El Criticón”.

El 9 de mayo de 2013 fue propuesta a la vacante del cineasta José Luis Borau (sillón “B”) en la Real Academia Española de la Lengua. Ha publicado monografías como “La poesía aragonesa del siglo XVII: raíces culteranas” (1982), “Fronteras de la poesía en el Barroco” (1989), “Cervantes y las puertas del sueño” (1994), “El gran teatro de Calderón” (1995) y “El discreto encanto de Cervantes y el crisol de la prudencia” (2011), además del trío de obras dedicado a Gracián “La rosa del silencio” (1996), “Las caras de la prudencia” (2000) y “Humanidades y dignidad del hombre” (2001).

Egido ha formado parte de la Asociación de Cervantistas y del Centro de Estudios de Humanísticos, y ha participado como lectora de español o profesora visitante en Cardiff, el Westfield College londinense, la Universidad de California (Los Ángeles) y la Johns Hopkins de Baltimore. EFE/DOC

 

 

Publicado en: Protagonistas