El ascenso de Ciudadanos deja al bipartidismo bajo mínimos

Ciudadanos sigue aumentando su cosecha de votos procedentes de quienes se decantaron en las elecciones de 2016 por el PP (18,7 %), PSOE (8,2 %) e incluso Podemos (4,2 %) y su sostenido ascenso -9,4 puntos desde entonces- deja a la suma de PP y PSOE en sus mínimos históricos (46 %), según la encuesta del CIS.
Madrid, 24.05.2015.- Detalle de una urna de un colegio electoral de Aravaca, en los comicios municipales y autonómicos que se celebran. EFE/Archivo/JMadrid, 24.05.2015.- Detalle de una urna de un colegio electoral de Aravaca, en los comicios municipales y autonómicos que se celebran. EFE/Archivo/Juan Carlos Hidalgo

 

 

Carlos Moral

 

El estudio del organismo público se realizó a comienzos de abril, en plena polémica por las supuestas irregularidades del master de la expresidenta de la Comunidad de Madrid Cristina Cifuentes, aunque antes de su dimisión, así que el caso puede haber influido en los 2,3 puntos que el PP pierde respecto a la encuesta de enero. Pero lo cierto es que, más allá de este último episodio, el PP se deja nueve puntos desde junio de 2016, cuando logró un 33 %.
De acuerdo con los datos del CIS, la formación de un futuro gobierno volvería a ser tan difícil como tras las últimas elecciones, puesto que es probable que ninguna combinación de dos de las fuerzas mayoritarias sumara mayoría absoluta.
Se mantiene la ventaja del bloque de centro derecha, con PP en primera posición (24 %) y Ciudadanos en segunda (22,4 %). El partido que dirige Albert Rivera supera por primera vez al PSOE, que se queda con un 22 % de los votos -baja 1,1 puntos respecto a enero- mientras Podemos sube seis decimas, hasta el 19,6 %.
Como a menudo ocurre con los resultados electorales, cada partido buscó una interpretación favorable de los datos del sondeo. Así, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, a la vista del peor registró cosechado por el PP en el CIS desde 1996, señaló que los populares siguen en cabeza y recordó que las elecciones quedan lejos.
La distancia que el CIS refleja entre los cuatro principales partidos es de poco más de cuatro puntos y, con dos años por delante si se completa la legislatura, la situación puede dar muchas vueltas. En un escenario tan igualado, las elecciones municipales y regionales de 2019 pueden resultar cruciales, catapultando a unos y deprimiendo a otros.
Una de las claves de esos comicios será lo que ocurra en las capitales y comunidades autónomas más importantes, por ejemplo Madrid, donde se librará una de las principales batallas. La dimisión de Cifuentes, en quien el PP confiaba para mantenerse en el gobierno, obliga a los populares a replantear su estrategia.
De momento, con la elección para sucederla de su número dos, Ángel Garrido, los populares han optado por la continuidad en la gestión en el Gobierno madrileño, al tiempo que encomiendan la reconstrucción del partido en Madrid a Pío García Escudero, presidente del Senado, próximo a Rajoy y que ya dirigió el partido en Madrid (1993-2004) antes de la llegada de Esperanza Aguirre.
No es la única plaza en la que el PP necesita reforzarse. Lo mismo ocurre en la Comunidad Valenciana, donde salió del gobierno en 2015 tras 20 años en el poder, y Andalucía, una comunidad que nunca ha conseguido gobernar y en la que tras las últimas elecciones locales perdió las alcaldías de Sevilla, Córdoba, Cádiz y Granada.
Por sus amplias estructuras territoriales, socialistas y populares cuentan con aparente ventaja en los comicios regionales y autonómicos, pero las alcaldías conseguidas en 2015 por candidaturas de izquierda en ciudades como Madrid, Barcelona o Zaragoza, entre otras, demostraron que esa implantación ya no garantiza su victoria.
El último sondeo del CIS viene a confirmar que los partidos que desembarcaron en la política nacional en 2015, Podemos y Ciudadanos, han llegado para quedarse, y que el bipartidismo es, al menos por ahora, historia.
Aún así, conviene mantener la prudencia en los pronósticos: en las elecciones generales de 2016 el PP superó en cuatro puntos los resultados que el CIS había anticipado apenas quince días antes, mientras Ciudadanos obtuvo 1,6 puntos menos. Aquel sondeo también adelantaba el “sorpasso” de Unidos Podemos al PSOE, que no se produjo, con un resultado 4,5 puntos por encima del que finalmente logró la candidatura encabezada por Pablo Iglesias. EFE