Artadi se perfila como la primera mujer en presidir la Generalitat

Tiene 41 años y un extenso currículum como economista, en el que figura un doctorado en Ciencias Económicas por la Universidad de Harvard y un cargo como consultora del Banco Mundial en Washington cuando apenas pasaba la treintena. Ella es Elsa Artadi, la favorita en todas las quinielas para tomar el relevo a Carles Puigdemont al frente de la Generalitat de Cataluña.
 La portavoz del grupo parlamentario de JxCat, Elsa Artadi. EFE/Archivo/Quique García
La portavoz del grupo parlamentario de JxCat, Elsa Artadi. EFE/Archivo/Quique García

 

Marta Vergoñós

 

De este modo, la actual portavoz de Junts per Catalunya (JxCat) en el Parlament se convertiría en la primera mujer que asume la presidencia de la comunidad. Artadi aterrizó en la administración catalana en 2011 de la mano del exconsejero de Economía y también profesor de Harvard, Andreu Mas-Colell. Entre sus méritos está la creación de la lotería catalana, la Grossa, que este 31 de diciembre celebrará su quinto aniversario.
El nombre de Artadi cuenta con el aval de los suyos, JxCat, que es la plataforma que impulsó Puigdemont desde Berlín y que integra en su seno al Partit Demòcrata Europeu Català (PDeCAT), la formación heredera de Convergència i Unió (CiU), la derecha nacionalista clásica que gobernó durante tres décadas en Cataluña.
También está de acuerdo con una hipotética investidura de Artadi Esquerra Republicana de Catalunya (ERC), que lleva desde el 21 de diciembre reclamando una “investidura efectiva” para formar gobierno y conseguir que se levante la aplicación del artículo 155 de la Constitución, que se activó después de la declaración unilateral de independencia del 27 de octubre para intervenir la autonomía catalana.
Uno de los principales atributos de Artadi es, precisamente, que su candidatura permite una “investidura efectiva”, ya que esta política no formaba parte del anterior Gobierno catalán y no está encausada por su participación en el proceso independentista. Su “gran defecto”, su perfil liberal. Esta tendencia provoca algunos recelos en ERC, pero los republicanos se sobreponen a ellos en pos de desencallar el bloqueo político que existe en Cataluña.
Sin embargo, los cuatro diputados de la Candidatura d’Unitat Popular (CUP) no parecen tan dispuestos a mirar hacia otro lado. Este partido, de pensamiento anticapitalista, ya desestimó votar a favor de cualquier candidatura que no encabezara Carles Puigdemont o que no presentara un programa que apostara por la vía unilateral para conseguir la independencia.
Hasta ahora, habían concedido abstenerse para que los otros partidos independentistas pudieran hacer valer la mayoría secesionista de la cámara para formar gobierno. Pero si deciden cambiar de opinión y votar en contra, los números no salen. Y el calendario aprieta.
El 22 de mayo se agota el plazo para investir a un nuevo presidente (o, en este caso, presidenta). De lo contrario, se convocarán elecciones de forma automática para el 15 de julio y varias encuestas apuntan que el escenario resultante de unos nuevos comicios sería aún más ingobernable en Cataluña.
Por este motivo, muchas voces urgen a convocar el pleno de investidura cuánto antes mejor y a no esperar hasta el último momento, tal y como se hizo en la anterior ocasión. Cabe recordar que en 2015 la investidura de Carles Puigdemont se materializó el día antes de que concluyera el plazo que obligaba a repetir las elecciones.
La incógnita sobre el calendario se podría despejar el próximo fin de semana, cuando Carles Puigdemont ha convocado a los diputados de JxCat en Berlin, donde permanece a la espera de que un tribunal alemán decida sobre su extradición a España.
El expresidente pretende mantener el control desde su autodenominado “exilio” y, de hecho, la idea es que Artadi sea una presidenta de paso hasta que se le pueda “restituir” a él.
Para mantener el control desde el extranjero, hace tiempo que Puigdemont plantea un Consejo de la República con sede fuera de Cataluña que se dedique a internacionalizar el conflicto catalán en coordinación con la Generalitat dentro de España. EFE

Etiquetado con: , , ,
Publicado en: Análisis