Argo, una red con 15 años de exploración oceánica

Las casi 3.900 boyas marinas de la red Argo, que cumple 15 años, permiten obtener en tiempo real datos de temperatura y salinidad de los primeros 2.000 metros del océano, claves para entender la circulación oceánica y el clima del planeta.
Prototipo de vehículo no tripulado para la observación marina.Efe-Archivo/Elvira Prototipo de vehículo no tripulado para la observación marina.Efe-Archivo/Elvira

A finales de los 90, un pequeño grupo de oceanógrafos tuvo la idea de aplicar la tecnología existente para desarrollar una red de boyas capaz de suministrar en tiempo real datos de temperatura y salinidad con una cobertura global. El Instituto Español de Oceanografía (IEO) es el encargado de la gestión de los datos en España.
Dichas boyas, unos instrumentos de dos metros de alto que están a la deriva, son capaces de modificar su flotabilidad de modo que suben y bajan entre la superficie y los 2.000 metros de profundidad de forma periódica.
El ciclo de las boyas comienza a mil metros de profundidad y aquí pasan nueve días para después descender hasta los 2.000 metros.
Después, en apenas seis horas, alcanzan la superficie desde donde envían vía satélite los datos del ciclo antes de sumergirse de nuevo a su posición de estacionamiento.
La información se envía a dos centros de EEUU y Francia, desde donde se distribuyen gratuitamente.
Los datos de la red, disponibles 24 horas tras su adquisición, alimentan modelos de predicción meteorológica que consideran el efecto de la interacción de los océanos con la atmósfera.
La combinación de los datos de Argo con las anomalías de altura de la superficie del mar obtenidas por satélite completan modelos de circulación complejos que han mejorado las previsiones de fenómenos como monzones y huracanes.
España ha participado en la red desde su inicio y hoy tiene 20 boyas activas.
El siguiente objetivo es extender las observaciones al océano profundo, es decir, por debajo de los 2.000 metros (la profundidad media es de 4.200 metros), y llegar a las zonas polares. Efe/Doc

Etiquetado con: ,
Publicado en: Documentos