Apoyo nacionalista al PP en Congreso abre opciones para la investidura

El apoyo al PP de algunos votos nacionalistas en la elección de la Mesa del Congreso, tras la que los populares han recuperado la presidencia de la Cámara gracias a su pacto con Ciudadanos, abre un amplio abanico de posibilidades para la investidura.
Los diputados de PNV Aitor Esteban (c, abajo) y Pedro María Azpiazu (d), conversa, con el diputado de ERC Joan Tardá (2i) y Francesc Homs (i) al iniLos diputados de PNV Aitor Esteban (c, abajo) y Pedro María Azpiazu (d), conversa, con el diputado de ERC Joan Tardá (2i) y Francesc Homs (i) al inicio de la segunda jornada del debate de investidura del líder del PSOE, Pedro Sánchez, que ha comenzado con la intervención del presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, y que concluirá con la primera votación, en la que no cuenta con la mayoría absoluta que se precisa para ser elegido presidente del Gobierno. EFE/Zipi

Carlos Moral

Entre ellas, la de que Mariano Rajoy se convierta en presidente del Gobierno con el apoyo de Ciudadanos y la abstención nacionalista, una opción que hasta ahora parecía más que improbable, pese a que el PSOE había animado a los populares a ponerla en marcha.

En cualquier caso, es prematuro trasladar un acuerdo para la constitución del Congreso a una sesión de investidura.

Durante la constitución de la Cámara Ana Pastor recibió los 169 votos que suman PP (137) y Ciudadanos (32), mientras que PNV, CDC y ERC votaron en blanco, lo que facilitó la victoria de la candidata popular frente al socialista Patxi López, que obtuvo 155 sufragios (PSOE y Podemos).

Más inesperado aún fue que los otros dos candidatos populares a la Mesa del Congreso recibieran diez votos más que la suma de los de PP y Ciudadanos procedentes, al parecer, -los aludidos no lo han confirmado explícitamente- del PNV, CDC y Coalición Canaria.

El voto del PNV se explica porque gracias a los populares ha logrado representación en la mesa del Senado y también conseguirá, probablemente, formar grupo parlamentario en esta Cámara mediante la cesión de senadores del PP.

La previsible contrapartida para los nacionalistas catalanes será poder formar grupo parlamentario en el Congreso, para lo cuál también necesitan el apoyo del PP.

El posicionamiento de los nacionalistas en la constitución de las cámaras ha disparado el debate sobre la posibilidad de que su abstención en la investidura de Mariano Rajoy permita al presidente del Gobierno en funciones mantenerse en La Moncloa.

Aunque hay un precedente en 1996, cuando tras la primera victoria del PP en unas elecciones generales, su líder, José María Aznar, logró el apoyo de PNV y Convergencia para la presidencia del Gobierno, desde que los convergentes se decantaron abiertamente por la independencia la situación ha cambiado radicalmente.

Aunque ideológicamente PP, PNV y CDC se sitúan en un espectro similar, las diferencias en su visión territorial se han agudizado en los últimos años. En el caso de la formación catalana, el enfrentamiento con el PP ha sido frontal desde que los convergentes pusieron en marcha el proceso soberanista.

Un día antes de la votación en el Congreso, la Fiscalía descartó acusar al expresidente de la Generalitat Artur Mas por malversación en la consulta independentista organizada por el Gobierno catalán el 9 de noviembre de 2014, el único delito de los que le atribuía en su querella que acarrea penas de cárcel -también está acusado de desobediencia y prevaricación-.

Este contenido pertenece al servicio de EFE Análisis y puede adquirirlo en http://bit.ly/2ahhZ0h

 

imagen

imagen