Un año de juicio, nuevo récord en el caso Gürtel

El juicio por la primera época de Gürtel cumple un año el 4 de octubre, un nuevo récord en esta causa, que comenzó su andadura en 2009 -una de las instrucciones más largas-, y que por primera vez ha llevado a declarar como testigo ante un tribunal a un presidente del Gobierno en activo.
Unos monitores proyectan las imágenes de la declaración de Francisco Correa, considerado el cerebro de la 'trama Gurtel. EFE/Archivo/Fernando VillarUnos monitores proyectan las imágenes de la declaración de Francisco Correa, considerado el cerebro de la "trama Gurtel. EFE/Archivo/Fernando Villar

El enjuiciamiento de la primera época de Gürtel (1999-2005), derivado de la causa principal que se ha instruido en la Audiencia Nacional, es ya uno de los juicios más largos de nuestra historia judicial, solo superado por el del caso Malaya, que llevó al banquillo a la trama corrupta en el Ayuntamiento de Marbella liderada por el exalcalde Julián Muñoz.
El de Malaya se prolongó dos años, mientras que el de Gürtel podría llegar a su fin un mes después de haber cumplido el año.
El próximo día 9 encarará ya la fase final con la exposición de las conclusiones definitivas por parte de la Fiscalía y de las acusaciones y dos días después será el turno de las defensas de los 37 acusados en este juicio, entre los que destaca el extesorero del PP Luis Bárcenas.
Posteriormente, todos ellos expondrán sus respectivos informes a lo largo del mes de noviembre y antes de dejar el juicio visto para sentencia, los acusados podrán hacer uso de su derecho a la última palabra.
La vista oral comenzó con todos los acusados en libertad, pero en febrero los considerados cabecillas de la trama -Francisco Correa, Pablo Crespo y Álvaro Pérez” El Bigotes”- ingresaron en prisión en cumplimiento de la condena que les fue impuesta por una de las piezas valencianas de Gürtel, el caso Fitur.
A partir de ese momento, la sala de vista comenzó a quedarse vacía de acusados, a los que se eximió de asistir al juicio.
Antes de ir a la cárcel, los tres habían prestado ya declaración ante el tribunal de forma locuaz, principalmente Correa que estuvo 12 horas declarando a lo largo de tres jornadas tras permanecer en silencio durante los siete años de instrucción.
“He recibido comisiones por muchas obras de OHL, de ACS, de Dragados y de otras”, desveló en su declaración, para después añadir que de ese dinero le daba el 2 o el 3 % a Bárcenas por conseguir obras en ministerios como Fomento o Medio Ambiente.
Esa nueva revelación, de un Correa colaborador en busca de atenuantes, provocó la reapertura de la causa sobre la caja B del PP, pendiente de juicio.
La soltura, e incluso descaro, que exhibió durante su declaración, y el dominio, no poco arrogante, que mostró tener de la “macrocausa Correa”, como él mismo la denominó, le hicieron parecer en exceso relajado como para enfrentarse a 125 años de cárcel, por lo que planeó sobre su cambio de estrategia la posibilidad de un pacto con la Fiscalía, siempre negado por ambas partes.

Publicado en: Documentos