Ana Julia Quezada confiesa haber matado al niño Gabriel Cruz

Ana Julia Quezada, pareja del padre del niño Gabriel Cruz, ha confesado a las fuerzas de seguridad españolas que fue ella quien mató al niño de ocho años que había desaparecido el 27 de febrero en una localidad de la provincia de Almería.
La presunta responsable de la muerte del niño Gabriel Cruz durante una concentración en solidaridad con la familia del niño. EFE/Carlos BarbaLa presunta responsable de la muerte del niño Gabriel Cruz durante una concentración en solidaridad con la familia del niño. EFE/Carlos Barba

Quezada, de 44 años que había sido detenida como presunta autora de la muerte, declaró durante casi dos horas en la Comandancia de la Guardia Civil de la ciudad de Almería. Al término de la declaración, su abogada Beatriz Gámez, aseguró que su defendida está “colaborando” con los agentes de la investigación.
La autopsia realizada al cadáver del niño desveló que murió estrangulado el mismo día de la desaparición, según fuentes de la investigación.
El cuerpo del niño fue encontrado por la Guardia Civil en el maletero de un automóvil que conducía la mujer. Quezada era pareja del padre del niño en el momento de los hechos y colaboraba estrechamente con el resto de la familia para su localización.
Ana Julia Quezada, nacida en la República Dominicana en 1974, había llegado a España en 1995, año en el que se instaló en la ciudad de Burgos junto a su hija mayor, nacida también en ese país caribeño.
Casada con un español con el que tuvo otra hija, en 1996 falleció la mayor de sus hijas al caer desde una ventana de su vivienda en Burgos a un patio interior, un caso que se cerró como una muerte accidental.
Posteriormente se trasladó a la costa de Almería donde abrió un bar en la localidad de Las Negras con su en ese momento compañero sentimental. Un negocio que no tuvo buen final y acabó con un conflicto entre la pareja.
Ana Julia Quezada conoció a Ángel Cruz, padre del niño asesinado, con quien mantenía una relación sentimental y convivía en su casa de Puebla de Vícar, el mismo lugar donde fue detenida con el cadáver del niño en su maletero.
Tras confesar el crimen del niño almeriense, la policía española está realizando gestiones con el Juzgado que investigó la muerte de su hija mayor en su domicilio en Burgos, que en principio fue calificada de accidental, para decidir si reabre ese caso, según comunicaron a EFE fuentes de la investigación. EFE

Publicado en: Protagonistas