Amy Winehouse se erige en un clásico a los tres años de su muerte

Se cumple el tercer aniversario de la muerte de la cantante Amy Winehouse, cuya figura musical ha crecido hasta erigirse en un clásico.
EFE/Archivo/Steffen SchmidtEFE/Archivo/Steffen Schmidt

A pesar del tiempo transcurrido, los temas de la talentosa y autodestructiva cantante suenan con fuerza, en especial, en su barrio londinense de Camden Town, donde vivió y hallo la muerte.
Amy nació el 14 de septiembre de 1983 en Londres en el seno de una familia judía y con tradición musical en el jazz.

Se crió en los suburbios de Southgate, al norte de Londres, y fue al colegio ‘Ashmole School’. A los doce años ingresó en la prestigiosa escuela de teatro ‘Sylvia Young Theatre School’, pero fue expulsada antes de graduarse por ‘no aplicarse’ y hacerse un piercing en la nariz.

Su amigo y cantante Tyler James le facilitó su maqueta a un productor musical y a los dieciséis años firmó su primer contrato con la discográfica Island Records, comenzando así su carrera profesional en el mundo del soul y del jazz.

Debutó en el panorama musical en el año 2003 con su álbum ‘Frank’. Este trabajo le valió una nominación en los Premios Mercury Music y un Ivor Novello Award en 2004, por su single ‘Stronger than Me’.
En 2006 publicó su segundo álbum, ‘Back to black’, en el que plasmó sus experiencias personales más tormentosas. Bajo la producción de Mark Jonson, con este disco consiguió actualizar los sonidos más tradicionales del soul.

Gracias a los numerosos premios que recibió, la discográfica Universal reeditó el disco en formato lujo con un CD adicional que incluía ocho temas clásicos interpretados por Amy, como ‘Cupid’, del gran Sam Cooke, a ritmo de ska, o una versión acústica de ‘To know him is to love him’, de Phil Spector.

En 2007 fue considerada la revelación musical del año, liderando la lista de ventas en todo el mundo con su segundo álbum ‘Back to black’, del que ha vendido más de seis millones de copias, y con el que ganó un Brit Award en la categoría de Mejor Artista Británica.

Además su single ‘Rehab’ (rehabilitación) fue elegido en aquel momento ‘canción del año’ en los premios que concede anualmente la prestigiosa revista ‘Mojo’.
En ese mismo año, la cantante obtuvo el premio ‘Artist choice’ (premio que deciden los cantantes) en los premios MTV Europe Music Awards, celebrados en Munich.

En 2008 consiguió cinco premios Grammy; a saber: a la ‘Mejor Grabación’, ‘Mejor Canción del Año’ (ambos por ‘Rehab’), ‘Artista Revelación’, ‘Álbum de Pop Vocal’ y ‘Mejor Artista de Pop Vocal’.
La gala se celebró en Los Ángeles y la cantante británica no pudo asistir por problemas en la concesión de su visado, pero finalmente actuó vía satélite desde Londres.

Pero su talento musical iba acompañado por sus excesos. Amy era conocida en los ambientes musicales londinenses por su falta de control con el alcohol y las drogas, llegando a ser tratada en varias ocasiones en clínicas de desintoxicación.

La cantante fue encontrada muerta en su casa de Londres el 23 de julio de 2011, hace ahora tres años.EFE

Etiquetado con: ,
Publicado en: Protagonistas