Álvaro Mutis, poeta y novelista colombiano

El poeta y novelista colombiano Álvaro Mutis fallece en México, a los 90 años, de un fallo cardiaco.
EFE/Archivo/Angel DíazEFE/Archivo/Angel Díaz

 

Consagrado como uno de los mejores escritores de su generación y como un excepcional exponente del “realismo mágico”, el mexicano había sido reconocido con los tres grandes premios de las letras hispanas: Cervantes (2001), Príncipe de Asturias (1997) y Reina Sofía de Poesía Iberoamericana (1997).

Escritor “por necesidad, para sobrevivir día a día el terrible mundo que habitamos”, el creador del marino trashumante Maqroll el Gaviero, su “alter ego”, nació el 25 de agosto de 1923 en Bogotá.

Su labor literaria comenzó con la publicación de poemas y crítica literaria en el suplemento del diario El Espectador de la capital colombiana principalmente, como su colega Gabriel García Márquez.

En 1947 publicó su primer poemario, “La balanza”, en colaboración con Carlos Patiños y a partir de entonces empezó a publicar una obra limpia, que en su mayor parte se gestó lejos de su natal Colombia.

La vida de Mutis en Colombia dio un giro en 1956, durante la dictadura del general Gustavo Rojas Pinilla (1953-1957), cuando fue acusado de malversación de fondos en la petrolera Esso, donde era jefe de relaciones públicas, y se vio obligado a exiliarse en México, donde fijó su residencia.

Entre sus libros sobresale el enigmático personaje de Maqroll, El Gaviero, su “alter ego”, un marinero protagonista de la narrativa y la poesía de Mutis que apareció en el poemario “Los elementos del desastre” (1953).

Otros destacados libros suyos son “El diario de Lecumberri” (1960), un relato sobre los quince meses en que estuvo encarcelado a la espera de su posible extradición a Colombia por los delitos que se le imputaban y que a la postre nunca se consumó, “Summa de Maqroll el Gaviero” y relatos “La mansión de Araucaíma” (ambos en 1973), así como “Ilona llega con la lluvia” (1988).

Además escribiría “Un bel morir” (1989), “La última escala del Tramp Steamer” (1990), “La muerte del estratega” (1990), “Amirbar” (1990), “Abdul Bashur, soñador de navíos” (1991), y “Empresas y tribulaciones de Maqroll el Gaviero” (1997).

A los galardones ya citados se suman el Premio Médicis a la mejor novela extranjera en Francia (“La nieve del almirante”, 1988) y el Grinzane-Cavour de Italia (1997).Premios Nacionales de las Letras (1974) y de Poesía (1983), entre otros.

En 1988 se le concedió en México el título de Comendador de la Orden del Águila Azteca, al año siguiente fue nombrado Caballero de las Artes y las Letras de Francia, en 1993 recibió la Gran Cruz Boyacá de Colombia, y en 1996 la Gran Cruz española de Alfonso X El Sabio.

Publicado en: Obituarios