Alfonso Guerra da un paso atrás en su actividad política

Alfonso Guerra está a punto de decir adiós a la vida parlamentaria tras 37 años como diputado electo, lo que le une a las casi cuatro décadas ininterrumpidas de democracia en España.
 Sevilla, 05.06.2013.- Imagen del exvicepresidente del Gobierno Alfonso Guerra, durante una entrevista con EFE. Archivo/EFE/José Manuel Vidal. Sevilla, 05.06.2013.- Imagen del exvicepresidente del Gobierno Alfonso Guerra, durante una entrevista con EFE. Archivo/EFE/José Manuel Vidal.

 

Miguel Garrido 

Guerra anunció hace unos días que a final de año, es decir, tras el último pleno, abandonará el Congreso de los Diputados. Su última participación será probablemente el debate de Presupuestos, cuya comisión preside desde 2011.
La llegada de sabia nueva al PSOE no parece que haya supuesto un acicate para que Guerra continúe en la vida política, porque quién mejor que él para enseñar y dar el relevo a las nuevas generaciones.
Tal vez el que fuera vicepresidente del Gobierno con Felipe González durante nueve años (1982-1991) ya no se sienta necesario, ni otros lo consideren. Pero sus compañeros del grupo parlamentario deberían haberle convencido de que su concurso en estos momentos de crisis de ideas se antoja imprescindible.
En torno a Guerra se acuñó el adjetivo guerrista, para definir a los seguidores del entonces vicepresidente, así como existían los felipistas, partidarios de Felipe González.
No está claro que en la actualidad haya un grupo que siga los postulados de Guerra, pero su salida del Parlamento podría propiciar pronto el abandono de otros diputados, algo más jóvenes que él pero que también forman parte de la historia socialista.
La ejecutiva del PSOE cree que el asalto al poder se debe realizar con una nueva generación de políticos, sin rémoras, que sean capaces de hacer frente al enemigo que les acecha, Podemos, que según las encuestas ya ocupa el primer lugar en intención directa de voto, siempre en detrimento de socialistas e Izquierda Unida.
Precisamente Alfonso Guerra considera que la irrupción de Podemos está siendo beneficiada por las cadenas de televisión que, según él, están incubando el huevo de la serpiente que acabará con ellas si éstos llegan al poder.
Un poder que ostentó Guerra tras alcanzar Felipe González el liderazgo del PSOE en el congreso de Suresnes (Francia, 1974), del que se acaban de cumplir 40 años, y sobre todo después de la victoria en las elecciones de 1982, donde los socialistas alcanzaron el mayor número de diputados logrados hasta ahora por un partido, 202.
Guerra ejerció con mano firme el control parlamentario durante nueve años. En enero de 1991 dejó el Gobierno, presionado por las acusaciones contra su hermano Juan, a quien se atribuía haber efectuado negocios urbanísticos desde un despacho de la Delegación del Gobierno en Andalucía.
Guerra dejó el Gobierno -unos meses antes Felipe González había amenazado con dimitir si se iba su número dos-, pero siguió al timón del partido seis años más como vicesecretario, hasta 1997, un año después de la derrota de los socialistas ante el PP de José María Aznar. EFE

 

—//EFE elabora documentos de análisis bajo petición gracias a la red de profesionales de la información desplegada en más de 120 países del mundo, con el apoyo y coordinación de su área de Análisis.

EFE garantiza en todo momento la confidencialidad de los interesados así como de la información utilizada para este fin, que es custodiada por el área de Análisis del Dpto. de Documentación de EFE y está vinculada a este único objetivo, destruyéndose de forma segura una vez concluido y entregado el encargo.
Para mayor información pueden contactar en el teléfono 913 467 245/526 o mediante el correo electrónico de clientes@efe.es, indicando en el asunto “Análisis”.//—-

 

 

Etiquetado con: ,
Publicado en: Análisis