Alemania dispuesta a ayudar con armas a los kurdos rompiendo un tabú histórico

El gobierno alemán declaró ayer su disposición a ayudar a los kurdos en el norte de Irak con material militar que les ayude a defenderse de los yihadistas, dejando de lado el tabú histórico de no enviar armas a zonas de conflicto.
La ministra alemana de defensa, Ursula von der Leyen, junto a soldados de la misión de seguridad en Afganistán de la OTAN, la ISAF, en Kabul (AfganiLa ministra alemana de defensa, Ursula von der Leyen, junto a soldados de la misión de seguridad en Afganistán de la OTAN, la ISAF, en Kabul (Afganistán) EPA/Archivo/THOMAS PETER

Rodrigo Zuleta 

“Hay situaciones en las uno también puede pecar por omisión”, dijo ayer el ministro de Exteriores, Frank-Walter Steinmeier.  Sus  palabras recogen una preocupación que existe en el país desde la caída del telón de acero, cuando Alemania empezó a implicarse progresivamente en conflictos internacionales y a alejarse de su pacifismo de postguerra.

Tras el fin de la II Guerra Mundial en 1945 la voluntad inicial de los aliados fue que Alemania no tuviese  ejército. Finalmente en 1955 se creó el “ejército del parlamento”, es decir el ejército federal (Bundeswehr) cuyas funciones se definieron desde el comienzo como estrictamente defensivas y, hasta 1990, estaba descartada por ley toda participación por fuera de las fronteras de la OTAN.

Paralelamente, partiendo de la experiencia traumática de las dos guerras mundiales, en una parte importante de la población se creó una actitud básica de rechazo a la guerra que en algunos casos desembocaba en un pacifismo radical, que rechaza la sola existencia del Bundeswehr.

La situación actual en Irak, con los yihadistas avanzando y los kurdos pidiendo armas para defenderse, han llevado a que Alemania se muestre dispuesta a saltar sobre su propia sombra

– Accede al contenido completo y obtén más información escribiéndonos a efeanalisis@efe.es 

—-//EFE elabora documentos de análisis bajo petición gracias a la red de profesionales de la información desplegada en más de 120 países del mundo, con el apoyo y coordinación de su área de Análisis.
EFE garantiza en todo momento la confidencialidad de los interesados así como de la información utilizada para este fin, que es custodiada por el área de Análisis del Dpto. de Documentación de EFE y está vinculada a este único objetivo, destruyéndose de forma segura una vez concluido y entregado el encargo.
Para mayor información pueden contactar en el teléfono 913 467 245/526 o mediante el correo electrónico de clientes@efe.es, indicando en el asunto “Análisis”.//—-

imagen

imagen