El alcalde de Londres, en el punto de mira de Trump

El alcalde de Londres, el laborista Sadiq Khan, es criticado por el presidente de EEUU, Donald Trump, por pedir a sus conciudadanos mantener la calma tras el ataque terrorista del 3 de junio. Trump le enmendó diciéndole que era momento "dejar de ser políticamente correctos".
El alcalde de Londres, Sadiq Khan, es criticado por Donald Trump por pedir calma a sus conciudadanos tras el ataque terrorista el 3 de junio. EEFE/W. El alcalde de Londres, Sadiq Khan, es criticado por Donald Trump por pedir calma a sus conciudadanos tras el ataque terrorista el 3 de junio. EEFE/W. Oliver

Khan arguyó en una comparecencia que el terrorismo no se imponga entre los ciudadanos londinenses y que no se extienda el miedo a cuatro días de las elecciones generales en el Reino Unido.

Sin embargo, Trump, que mantiene una relación tensa con Khan, acudió a Twitter para afirmar: “debemos de dejar de ser políticamente correctos y dedicarnos a trabajar en la seguridad de nuestra gente. Si no somos inteligentes, va a empeorar”.

El laborista Sadiq Khan, hijo de un matrimonio pakistaní que se instaló en los suburbios de Londres en los años 60, se convirtió en el primer alcalde musulmán de la capital británica en mayo del año paado.

Este antiguo activista por los derechos humanos, que creció junto a siete hermanos en una vivienda de protección oficial, se impuso en las urnas al candidato conservador, Zac Goldsmith, descendiente de una adinerada dinastía de empresarios británicos.

Khan suele recordar que su trayectoria personal es paralela a la historia reciente de Londres, una metrópolis con 8,6 millones de habitantes en la que el 44 % de la población forma parte de una minoría étnica.

Licenciado en Derecho, como abogado representó a figuras controvertidas, como el líder del grupo “Nación del Islám”, Louis Farrakhan, que tiene vetada la entrada al Reino Unido.

Sus tiempos como letrado terminaron cuando quedó vacante la plaza laborista en la circunscripción de Tooting, en 2004, desde la que llegó un año después a la Cámara de los Comunes.

El primer ministro Gordon Brown le nombró en 2008 secretario de Estado “júnior” para las Comunidades Locales y, en 2009, pasó a ser secretario de Estado de Transporte.

El espaldarazo definitivo a su carrera política en el laborismo llegó en 2010, cuando dirigió la campaña que llevó a Ed Miliband a ser elegido líder de la oposición.

Cinco años después, Kahn fue uno de los dirigentes que nominó al izquierdista Jeremy Corbyn para suceder a Miliband. Poco después, él optó con éxito a la alcadía londinense.EFE

Etiquetado con:
Publicado en: Protagonistas