Agua, protagonista de la exposición ¡H2Oh!

Cuando bebemos un vaso de agua podemos estar bebiendo las mismas moléculas que un día bebió un dinosaurio o incluso unas lágrimas de Nefertiti, según la exposición ¡H2Oh!, que se inaugura en Barcelona, por La Caixa y Agbar, y que itinerará por toda España, para concienciar sobre la escasez de este necesario recurso natural.
La cascada de El Salto de Juanacatlán (México). EFE/Archivo/Ulises Ruiz BasurtoLa cascada de El Salto de Juanacatlán (México). EFE/Archivo/Ulises Ruiz Basurto

El agua es uno de los recursos naturales renovables más importante e indispensable para la vida.
En la Tierra sólo el dos por ciento del agua es potable, y de esa cantidad, el 87%, se concentra en las capas polares en forma de hielo y, del resto, una parte importante se encuentra en forma de grandes bolsas bajo la superficie terrestre.
Los recursos hídricos globales son limitados y están mal repartidos. Mientras en algunas zonas el agua se derrocha, en otras la sed mata o provoca tensiones entre países.
Su gestión deficiente, la escasez de recursos y los cambios medioambientales hace que 748 millones de personas vivan privadas de agua en el mundo y más de la mitad de la población no dispone de un sistema de saneamiento básico, según el último informe de la UNESCO publicado en marzo de 2015.
Además, ese mapa de la escasez de agua coincide en buena parte con las áreas más pobres del mundo.
Las primeras víctimas de esta situación son, según la UNESCO, los pobres, las poblaciones marginadas y las mujeres, y, por zonas, la mayoría de los países con problemas de escasez de agua se encuentran en África del Norte, África Subsahariana, y Oriente Medio.
América Latina, a pesar de que posee grandes cantidades de este recurso, los grandes ríos Paraná, Paraguay, Pilcomayo y parte del Amazonas sufren los efectos de la contaminación, por lo que el acceso al agua es dispar entre las regiones. América del Sur dispone del 26% del agua y tiene el seis por ciento de la población.
Otra región del mundo con déficit de agua es Asia, con el 60% de la población y el 36% de este recurso, con la excepción de Japón.
En países como la India, China, Bangladesh, Nepal, Laos y Vietnam la gestión deficiente y la contaminación hacen que el suministro de este recurso sea reducido y de baja calidad.
Por el contrario, Europa, Canadá y Estados Unidos cuentan con los mayores y mejores servicios sanitarios de agua potable.
En el último siglo el consumo de agua se multiplicó por seis, mientras que la población se triplicó, y según el informe de la ONU, se prevé que la demandan mundial de agua aumente un 55% en 2050. EFE-doc