Adiós a Nelson Mandela, primer presidente negro de Sudáfrica

El histórico dirigente que luchó toda su vida contra el racismo, acabó con el "Apartheid" impuesto por la minoría blanca en Sudáfrica, fue ya en vida uno del los grandes héroes del siglo XX al conseguir reconciliar a negros y blancos.
Adiós a Nelson Mandela, primer presidente negro de Sudáfrica

Nelson Mandela, el hombre que derrotó al racismo en Sudáfrica y que se convirtió en primer presidente negro del país, el mismo que le mantuvo durante 27 años en la cárcel.   Ya de joven predijo, en un discurso, que sería el primer presidente negro.

Mandela, “Madiba”,  nació en Mvezo, Umtata, capital del Trasnkei, el 18 de julio de 1918 y fue hijo del principal consejero del jefe supremo de los Xhosa, la tribu más numerosa de Transkei. Estudió Derecho en la Universidad de Fort Hare, donde se inició en la actividad política, y se enfrentó a la expulsión en 1940 por participar en una huelga de estudiantes.

Ese hecho, sumado a un matrimonio concertado por su tutor, le empujaron a escaparse a Johannesburgo, donde trabajó un tiempo como vigilante en una mina. Un año más tarde, terminó Derecho y luego se doctoró en la Universidad de Witwatersrand de Johannesburgo.

En 1944, ingresó en el Congreso Nacional Africano (CNA) y se convirtió en uno de los líderes de las campañas no violentas contra el “apartheid” o segregación racial.
Ese mismo año, se casó con su primera esposa, Evelyn Ntoko Mase, con quien tuvo cuatro hijos (dos niños y dos niñas, de los que sólo sobrevive una hija).

En 1952 abrió en Johannesburgo junto a Oliver Tambo, quien luego sería presidente del CNA en 1967, el primer bufete de abogados negros y ese año protagonizó el primer acto de desobediencia civil, consistente en el desacato al toque de queda.

En diciembre de 1956 fue detenido acusado de alta traición y cuatro años después fue absuelto tras el juicio en el que asumió su propia defensa y la de los demás encausados.

Ya en 1958, contrajo matrimonio con Winnie, con quien tuvo dos hijas. Tras la matanza de Shaperville, en 1960, en la que murieron numerosos estudiantes negros, el gobierno prohibió el CNA e implantó el estado de excepción.

Unas 1.800 personas fueron encarceladas sin juicio, entre ellas Mandela. Después de ser excarcelado, Mandela, a quien apodaban “Pimpinela negra”, pasó a la clandestinidad y organizó huelgas contra el segregacionismo.

En 1961 creó la “Lanza de la Nación”, brazo armado del CNA, del que se convirtió en comandante en jefe y, un año después, viajó por África para recibir entrenamiento y recabar fondos. A su regreso a Sudáfrica fue juzgado por abandono ilegal del país y condenado a cinco años de cárcel.

Durante el juicio de Rivonia, en noviembre de 1963, fue acusado junto a otras ocho personas de conspiración para derrocar al Gobierno y el 12 de junio de 1964 fueron condenados a cadena perpetua. Al día siguiente, ingresó en la prisión de Robben Island, frente a Ciudad del Cabo, donde permaneció hasta 1982, cuando fue trasladado a la Pollsmoor, en la misma ciudad.

Ese año comenzó una campaña internacional en favor de su excarcelación, que desembocó primero en una entrevista en julio de 1986 con altos representantes del Gobierno, y después en 1989 con el entonces presidente sudafricano, Pieter Botha. Posteriormente, se reunió con el nuevo presidente del país, Frederik de Klerk, y fue autorizado a recibir visitas de dirigentes políticos.

El 11 de febrero de 1990  -tras arduas negociaciones con el Gobierno, que quería que renunciara a la violencia-  fue liberado después de 27 años de ser el preso 46664.

El 2 de marzo de 1990 fue elegido vicepresidente del CNA y en 1991 nombrado presidente del partido, en sustitución de Oliver Tambo. En julio de 1993, Mandela y De Klerk (ambos premios Nobel de la Paz de ese mismo año) fijaron la fecha de las primeras elecciones libres para el 26 de abril de 1994  y en esa jornada 20 millones de sudafricanos ejercieron su derecho a voto y terminaron con más de 300 años de dominio blanco al otorgar a Mandela el 62,6 por ciento de los sufragios.

El 10 de mayo, en una histórica ceremonia, juró como presidente de la nueva Sudáfrica. Un día después formó un Gobierno de coalición con De Klerk como vicepresidente segundo y Thabo Mbeki como vicepresidente primero.

El 16 de diciembre de 1997 dijo adiós a la política y se despidió del liderazgo del CNA.  En 1998 se casó con la mozambiqueña Graça Machel, tras haberse separado de Winnie años antes.

En marzo de 1999, ya aquejado de cáncer de próstata, se despidió del Parlamento y dio paso a Mbeki como nuevo presidente de Sudáfrica.  La última aparición pública del expresidente fue el 11 de julio de 2010 durante la ceremonia de clausura del Mundial de Sudáfrica EFE/DOC

 

 

 

Publicado en: Obituarios