El acercamiento de Trump a Taiwan enturbia las relaciones con China

La conversación telefónica que han mantenido el presidente electo de EEUU, Donald Trump, con la presidenta de Taiwán, Tsai Ing-wen, es la primera de ese nivel desde que Washington rompió relaciones diplomáticas con Taiwán el 1 de enero de 1979 por exigencia de China.
Ciudadanos de Taiwan ondean banderas nacionales durante el Día Nacional en Taipei. EFE/Archivo/Donald HuCiudadanos de Taiwan ondean banderas nacionales durante el Día Nacional en Taipei. EFE/Archivo/Donald Hu

China considera a Taiwán una provincia “rebelde” y ambas mantienen una disputa de soberanía desde 1949, cuando los nacionalistas derrotados del general Chiang Kai-Shek se refugiaron del Ejército Rojo de Mao Zedong en la entonces isla de Formosa.
Taiwán, además, es uno de los mayores motivos de conflicto entre China y Estados Unidos, debido sobre todo a que EEUU es el principal suministrador de armas de Taiwán y sería su mayor aliado militar en caso de un eventual conflicto bélico con China.
Y es que, en 1979, tras romper los lazos diplomáticos con Taipei y establecerlos con Pekín, Estados Unidos adoptó el Acta de Relaciones de Taiwán, en la que se comprometía con la defensa de la isla y el suministro de equipos bélicos, un compromiso que ha generado numerosas fricciones entre Washington y Pekín.
Las quejas de China por el creciente apoyo de Estados Unidos a Taiwán fueron una constante durante el mandato de George W. Bush (2001-2008).
En 2001, Bush, además de comprometerse a vender a Taipei una serie de equipos bélicos avanzados, declaró que, en el caso de un ataque armado de China contra Taiwán, su país haría todo lo posible para proteger a la isla, lo que para algunos observadores supuso el fin de la tradicional ambigüedad del Pentágono hacia el conflicto en el estrecho de Formosa.
Bush reiteró su apoyo a Taiwán en 2002 y le prometió “seis garantías” para disuadir a China de atacar a la isla con fuerzas militares.
A principios de 2010, sin embargo, se vivió otro momento de tensión en las relaciones de China y Estados Unidos cuando Obama anunció una nueva venta de armas a Taiwán.
En diciembre de 2015 el Gobierno estadounidense aprobó la venta de otro paquete de armas a Taiwán por más de 1.800 millones de dólares, lo que, además de suponer un nuevo escollo entre China y Estados Unidos, enturbió también la relación entre Pekín y Taipei.
Por otra parte, Taiwán ha reclamado en múltiples ocasiones su estatus de estado soberano ante EEUU y se han producido algunas visitas de autoridades ente Estados Unidos y Taiwán que han desencadenado las iras de China.
Así ocurrió, por ejemplo, en 1995 cuando el presidente taiwanés Lee Teng-hui llevó a cabo un viaje privado a la Universidad de Cornell, donde había estudiado.
Estados Unidos en principio no permite las visitas del presidente de Taiwán ni de altos funcionarios, ante la presión de China, y sólo les consiente breves escalas, como las realizadas por el presidente Ma Ying-jeou durante su mandato (2008-2016), y en junio de este año por la actual presidenta, Tsai Ing-wen.

Publicado en: Documentos