9-N CATALUÑA

A la espera de algo más que un recuento

Consumado el 9N pese a la suspensión del Tribunal Constitucional, queda por despejar si el denominado proceso de participación ciudadana celebrado en Cataluña tendrá consecuencias jurídicas y políticas inmediatas y si ello condicionará las tensas relaciones entre Gobierno y Generalitat.
Urna y papeleta diseñadas por el Govern de la Generalitat para la consulta soberanista del 9-N en Cataluña.EFE/Archivo/Marta PérezUrna y papeleta diseñadas por el Govern de la Generalitat para la consulta soberanista del 9-N en Cataluña.EFE/Archivo/Marta Pérez

Leandro Lamor

De momento el primer movimiento esperado será el anunciado por el presidente Artur Mas, que remitirá una carta al presidente Mariano Rajoy para hacer “balance” del 9N y ofrecer su disposición a hablar para hallar “soluciones” con la intención de discutir un referendo “definitivo” y “acordado” al estilo británico.

Sin embargo, cuando hace unos días Mas avanzó este gesto, aún no se habían precipitado los acontecimientos previos al 9N, como el de ayer de la Fiscalía al pedir a la Generalitat el listado de locales públicos abiertos hoy y que los mossos identificaran a quienes abrieran los puntos de votación.

Ni tampoco se habían producido sus declaraciones de hoy afirmando que él es el único responsable de la jornada, lo que ha llevado al Gobierno a recalcar que el 9N es “inútil” y lamentar que el comportamiento de Artur Mas “dificulta mucho el futuro”.

Es sintomático que el único portavoz oficial del Gobierno durante esta noche haya sido el ministro de Justicia, Rafael Catalá, quien ha afirmado que el proceso participativo de hoy es un “simulacro inútil y estéril” que carece de cualquier tipo de validez democrática y sólo ha servido para “exacerbar” la división entre los catalanes y tensar las relaciones políticas.

El ministro también ha recordado que la Fiscalía recaba datos para ver si existen responsabilidades penales y, de ser así, actuar en los próximos días.

Por lo tanto, el “post” 9N no tendrá tanto el foco en el recuento por los voluntarios de las papeletas depositadas en los puntos de votación, ya que el proceso no tiene validez, sino en las consecuencias jurídicas y políticas de este domingo de noviembre.
A nivel jurídico habrá que ver, aunque los jueces hayan dejado hoy participar a la ciudadanía, las posibles consecuencias que de ello puedan derivarse.

En el plano político deberá calibrarse si las relaciones entre Rajoy y Mas, cuya última reunión se remonta a finales del pasado julio, estarán marcadas por el hecho de que el presidente catalán se haya responsabilizado de un 9N impugnado por el Gobierno y suspendido en consecuencia por el Tribunal Constitucional.

 

Accede al contenido completo y obtén más información escribiéndonos a efeanalisis@efe.es

–//EFE elabora documentos de análisis bajo petición gracias a la red de profesionales de la información desplegada en más de 120 países del mundo, con el apoyo y coordinación de su área de Análisis.

EFE garantiza en todo momento la confidencialidad de los interesados así como de la información utilizada para este fin, que es custodiada por el área de Análisis del Dpto. de Documentación de EFE y está vinculada a este único objetivo, destruyéndose de forma segura una vez concluido y entregado el encargo.

Para mayor información pueden contactar en el teléfono 913 467 245/526 o mediante el correo electrónico declientes@efe.es, indicando en el asunto “Análisis”.//–