Kofi Annan, una vida entregada a la Paz que le valió el Nobel

Kofi Annan, el secretario General de la ONU (1997-2006) más recordado y querido de la historia y Premio Nobel de la Paz 2001, fallecido ayer a los 80 años. El diplomático ghanés enfermó cuando regresaba de Sudáfrica tras acudir a la conmemoración del aniversario del nacimiento del líder sudafricano Nelson Mandela.
Kofi Annan, una vida entregada a la Paz que le valió el Nobel

Annan estuvo diez años al frente de la Secretaría General de la ONU entre 1997 y 2006, y después  fue enviado especial de la ONU y la Liga Arabe en el conflicto que enfrenta a los rebeldes sirios que se sublevaron contra el régimen de Bachar el Asad en marzo de 2011

Nacido en Kumasi, Ghana, el 8 de abril de 1938, tras licenciarse en la Universidad de Ciencia y Tecnología ghanesa, cursó estudios de Economía en Minnesota (EEUU) en 1961. Un año después, frecuentó el Instituto de Estudios Internacionales de Ginebra (Suiza) y, en 1971-1972, se diplomó en gestión y administración en el Instituto Tecnológico de Massachusetts.

Annan llevaba, ya entonces, diez años en el sistema de Naciones Unidas, donde ingresó en 1962, estando en Ginebra, como administrativo y encargado del presupuesto en la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Después trabajó en la Comisión Económica para Africa, en Addis Abeba, la Fuerza de Emergencia de la ONU en Ismailia (Egipto) y en el Alto Comisariado para los Refugiados, en Ginebra. Desde allí llegó en 1987 a la sede de Nueva York, como vicesecretario general de Gestión de Recursos y Coordinador de Seguridad del sistema de Naciones Unidas. Entre 1990 y 1992 ejerció una gran actividad diplomática tras la invasión de Kuwait por Irak como vicesecretario para Planificación, Presupuesto y Finanzas.

Pero también en ese periodo Annan tuvo sus más sonoros fracasos, como el no calibrar la información sobre el genocidio en Ruanda en 1994, o no haber podido frenar la matanza de Srebrenica (Bosnia), como él mismo reconoció.

Tras los acuerdos de paz de Dayton, fue durante cinco meses el representante especial del entonces secretario general, Butros Ghali, para la antigua Yugoslavia.

En 1997 llegó a la Secretaría General de la ONU

Fue entonces cuando emprendió una dolorosa reforma administrativa de la ONU, que supuso un recorte de mil de los seis mil puestos en la sede neoyorquina, y encabezó delicadas misiones políticas, como la que en 1998 le llevó a Bagdad para convencer a los iraquíes a colaborar con los inspectores de la ONU.

Otro de sus méritos fue la iniciativa Pacto Global (1999), para “llevar a la organización más cerca de la gente”, con la inclusión de las ONG y de organizaciones del sector privado en los trabajos de la ONU.
En 2000 impulsó los ‘Objetivos del Milenio’, entre ellos reducir a la mitad la miseria en el mundo para 2015.

Tras los atentados del 11-S contra EEUU en 2001 impulsó las negociaciones para la redacción de una Convención General sobre Terrorismo.
Inició su segundo mandato al frente de Naciones Unidas en enero de 2002, tras ser reelegido en la Asamblea general de junio de 2001.

En febrero de 2003 hubo de afrontar uno de los momentos más delicados de su carrera cuando intentó convencer, sin éxito, a EEUU para que no lanzara una ofensiva militar unilateral contra Irak y sin el consentimiento del Consejo de Seguridad. O cuando murió su enviado especial en Irak en un atentado contra la sede de la ONU en Bagdad el 19 de agosto de 2003.

Un año después, en 2004 Annan consideró “desafortunado” que el Consejo de Seguridad diera eventualmente inmunidad a los soldados estadounidenses ante la Corte Penal Internacional (CPI), tras los abusos en las prisiones iraquíes. En 2005 presentó una propuesta de reforma de la ONU que incluía la creación de un Consejo de Derechos Humanos, la ampliación del Consejo de Seguridad y medidas para frenar la pobreza o el sida en Africa.

En  diciembre de 2006 pasó el testigo de la ONU al surcoreano Ban Ki-moon no sin antes reconocer, con el temple y la elegancia innata que siempre le caracterizaron, en su discurso de despedida que la guerra de Irak y el escándalo sobre una presunta corrupción en el programa “Petróleo por Alimentos” en Irak, que estalló en 2004 y en el que se vinculó a su hijo Kojo, fueron los momentos más difíciles de su mandato.

En febrero de 2012 fue nombrado enviado especial de la ONU y la Liga Arabe para mediar en el conflicto civil que estalló en Siria a raiz de una revuelta popular contra el régimen de Bachar el Asad, en 2011 con quien se entrevistó varias veces en un intento de buscar una salida a la crisis. Pero dimitió de este cargo en agosto ante las divisiones persistentes en el Consejo de Seguridad, lo que en su opinión hacía imposible una solución política.

Toda una vida de trabajo en pro de la paz en el mundo que le valieron el Premio Nobel en 2001. Annan poseía entre otros muchos premios, el Sajarov de Derechos Humanos del Parlamento Europeo y el Indira Gandhi para la paz, ambos en 2003, y en España fue investido Doctor Honoris Causa por la Universidad de Alcalá de Henares.EFE/doc

Etiquetado con: , ,
Publicado en: Obituarios