Miguel I, último rey de Rumanía

El que fuera último rey de Rumanía, Miguel I, y también uno de los últimos jefes de Estado vivos de la Segunda Guerra Mundial, falleció a los 96 años en su casa de Ginebra tras una larga enfermedad, informó hoy la Casa Real rumana.
Miguel I, último rey de Rumanía

Miguel I de Rumanía, fallecido esta mañana en su casa de Ginebra, era hijo del rey Carlos II y de Elena de Grecia y reinó en en este país balcánico, entre 1927 y 1930 bajo regencia y, luego, entre 1940 y 1947. 

El antiguo monarca partió al exilio tras ser obligado a abdicar en 1947 por los comunistas que llegaron al poder tras la Segunda Guerra Mundial.

De esta forma, vivió 50 años exiliado en Versoix (Suiza) con su esposa Ana de Borbón Parma, con la que tuvo cinco hijas, y tras la caída del régimen comunista, en 1989, regresó en 1997 a Rumanía, donde recuperó parte de su patrimonio.

A  Miguel Hohenzollern-Sigmaringen se le reconocieron ciertos derechos como antiguo jefe de Estado, aunque la monarquía no ha sido restaurada en Rumanía. El ex jefe de Estado, primo hermano de la reina Sofia de España, designó en 2007 a su hija primogénita, la princesa Margarita, como sucesora al trono.  Según sondeos, alrededor del 30 % de los rumanos son partidarios de restaurar la monarquía en el país balcánico.

En 1997 aceptó la propuesta del presidente rumano de defender la causa de su país ante la OTAN para apoyar su ingreso en la Organización Atlántica con el primer grupo de países comunistas y en 2000 pidió a los rumanos que en los comicios presidenciales apoyaran a Ion Iliescu frente al ultranacionalismo.   En consecuencia se inició una etapa de reconciliación con el gobierno que culminó en 2001 cuando el Senado le otorgó derechos de ex jefe de Estado; asimismo, entre abril y octubre de 2002 realizó una gira por varios países europeos.

En  2011 se dirigió al Parlamento en Bucarest, 64 años después de su último discurso ante esta cámara y con el tiempo también fue recuperando su patrimonio, como en 2008 que le fue devuelto el Palacio Peles de Sinaia (antigua residencia estival de los monarcas rumanos) después de que fuera confiscado por el poder comunista en 1947.

En 2016 cedió su título de monarca a su hija mayor, la princesa Margarita, tras haber sido diagnosticado de leucemia crónica y a quien en 2007 había designado como su sucesora al trono.  Al no tener descendencia Margarita, Miguel de Rumanía nombró a su nieto Nicolás (hijo de su segunda hija Elena) como príncipe heredero de Rumania, pero en 2015 le excluyó de la línea de sucesión de la Corona. EFE/Doc

 

 

Etiquetado con:
Publicado en: Obituarios