Cataluña: independentistas aprueban ley de ruptura y el Gobierno la recurre

El Parlamento de Cataluña, con los votos a favor de los independentistas de Junts pel Sí (JxSí) y la CUP y en ausencia de los diputados de Ciudadanos, los socialistas de PSC y el PP de Cataluña, ha aprobado la ley que prevé convertir Cataluña en una república independiente.
 El portavoz de CSQEP, la marca de Podemos en Cataluña, Joan Coscubiela, aplaudido por diputados del PSC, Ciudados y PPC durante su intervención, en El portavoz de CSQEP, la marca de Podemos en Cataluña, Joan Coscubiela, aplaudido por diputados del PSC, Ciudados y PPC durante su intervención, en la que cargó contra el marco legal del referéndum.EFE/Toni Albir

Los independentistas hicieron valer su mayoría, primero para incluir en el orden del día del pleno del Parlamento catalán la Ley de Transitoriedad Jurídica y Fundacional de la República, y luego para aprobarla de forma exprés, ante las protestas de la oposición que ha intentado postergar su votación lo máximo posible.

El Gobierno ha recurrido ante el Tribunal Constitucional esta ley “que implica la ruptura total y absoluta con el orden constitucional establecido”, según ha explicado el portavoz del Gobierno, Ìñigo Méndez de Vigo, al concluir la reunión del Consejo de Ministros.

El jueves, el Tribunal Constitucional suspendió de forma cautelar la convocatoria del referéndum de independencia del 1 de octubre al admitir a trámite los cuatro recursos presentados por el Gobierno contra las resoluciones adoptadas ayer por el Parlament y el Govern catalán.

Con la Ley de Transitoriedad, los independentistas pretenden crear, en caso de que ganara el ‘sí’ a la independencia en el eventual referéndum, un marco legal alternativo al español.

La Ley de Transitoriedad contempla en su articulado el procedimiento para elaborar mediante participación ciudadana una eventual “constitución catalana”, que Junts pel Sí y la CUP prevén que podría aprobarse en el plazo de un año si ganase el ‘sí’ en el referéndum del 1 de octubre que pretenden celebrar.

El proceso constituyente constaría de tres fases sucesivas: una primera, de proceso participativo; una segunda, de elecciones constituyentes y elaboración de una propuesta de Constitución por parte de una Asamblea Constituyente; y una tercera, de ratificación de la eventual constitución mediante un referéndum.

El proceso participativo tendría lugar, según dicha ley, durante los “seis meses posteriores a la proclamación de los resultados del referéndum” y constaría de un proceso deliberativo a nivel sectorial y territorial y la convocatoria de un “Foro Social Constituyente” formado por representantes de sociedad civil y partidos políticos.

Por otra parte, el proyecto prevé amnistiar a los condenados o investigados por el proceso soberanista, además de que el presidente de la Generalitat sea el jefe de Estado, y permitiría a los ciudadanos mantener la doble nacionalidad española