Cataluña: Rajoy recurre las normas del referéndum y no renuncia “a nada” para evitarlo

El Gobierno ha presentado cuatro recursos ante el Tribunal Constitucional (TC) pidiendo la suspensión de otras tantas decisiones del Gobierno y del Parlamento de Cataluña para celebrar un referéndum el 1 de octubre, ante el que el jefe del Ejecutivo, Mariano Rajoy, asegura que no renuncia "a nada" para evitarlo.
La diputada de la CUP Anna Gabriel interviene el miércoles ante el pleno del Parlamento catalán. EFE/Toni AlbirLa diputada de la CUP Anna Gabriel interviene el miércoles ante el pleno del Parlamento catalán. EFE/Toni Albir

Rajoy presidió una reunión extraordinaria del Consejo de Ministros en la que se acordó pedir al TC la suspensión de la ley del referéndum, del decreto de su convocatoria, de las normas complementarias que lo acompañan y de la resolución de la Cámara catalana que ha designado a cinco miembros de la Sindicatura Electoral.

A todo ello se suma el incidente de ejecución de sentencia que ha promovido también el jefe del Gobierno ante el Tribunal Constitucional contra la admisión a trámite por la Mesa del Parlament de la ley de transitoriedad.

Por su parte, el fiscal general del Estado ha anunciado querelllas contra miembros de la Mesa del Parlamento catalán y contra todos los miembros del Gobierno de Cataluña.

Mientras, el Parlamento catalán ha debatido en una sesión dominada por la crispación si se incluía en el orden del día la Ley de Transitoriedad Jurídica y Fundacional de la República.

Con la Ley de Transitoriedad, los independentistas pretenden crear, en caso de que ganara el ‘sí’ a la independencia en el eventual referéndum, un marco legal alternativo al español.

La Ley de Transitoriedad contempla en su articulado el procedimiento para elaborar mediante participación ciudadana una eventual “constitución catalana”, que Junts pel Sí y la CUP prevén que podría aprobarse en el plazo de un año si ganase el ‘sí’ en el referéndum del 1 de octubre que pretenden celebrar.

El proceso constituyente constaría de tres fases sucesivas: una primera, de proceso participativo; una segunda, de elecciones constituyentes y elaboración de una propuesta de Constitución por parte de una Asamblea Constituyente; y una tercera, de ratificación de la eventual constitución mediante un referéndum.

El proceso participativo tendría lugar, según dicha ley, durante los “seis meses posteriores a la proclamación de los resultados del referéndum” y constaría de un proceso deliberativo a nivel sectorial y territorial y la convocatoria de un “Foro Social Constituyente” formado por representantes de sociedad civil y partidos políticos.

Por otra parte, el proyecto prevé amnistiar a los condenados o investigados por el proceso soberanista, además de que el presidente de la Generalitat sea el jefe de Estado, y permitiría a los ciudadanos mantener la doble nacionalidad española